Redacción BLes– Luego de contar cerca de 5 millones de votos en el estado de Georgia, EE. UU., la diferencia entre los resultados obtenidos por el presidente estadounidense Donald Trump y el candidato demócrata presidencial, Joe Biden, son tan ajustados que se recontarán a mano.  

Así lo anunció el secretario de Estado Brad Raffensperger, republicano, mencionando que el procedimiento se seguirá en los 159 condados, según Breitbart del 11 de noviembre.

“Con el margen tan estrecho se requerirá un recuento completo a mano en cada condado. Esto ayudará a crear confianza”, dijo Raffensperger.

Y agregó: “Será un trabajo pesado, pero trabajaremos con los condados para que esto se haga a tiempo para nuestra certificación estatal”.

Además de resultar un margen de tan solo 14.000 votos entre los dos candidatos, las irregularidades presentadas en muchos estados han preocupado a los republicanos, quienes exigen transparencia para los estadounidenses. 

De este modo, el representante Doug Collins, republicano por Georgia, quien dirige el equipo de recuento de la campaña de Trump, había solicitado formalmente contar de nuevo los votos.

Collins argumentó que motivaban “las denuncias generalizadas de irregularidades de los votantes, problemas con las máquinas de votación y de acceso de los observadores electorales”. 

También dijo: “Para que los americanos tengan plena fe y confianza en nuestras elecciones, cada voto legal debe ser contado y cada voto ilegal o fraudulento debe ser excluido”.

Adicionalmente Collins solicitó comparar las cantidades de votos recibidos por correo con los presentados personalmente por los electores, y asegurarse de que personas no aptas para votar, como los delincuentes, no aparecieran en la votación. 

Raffensperger había sido acusado de falta de transparencia en el manejo del proceso electoral, y en este sentido los senadores republicanos de Georgia David Perdue y Kelly Loeffler solicitaron su renuncia.

“El Secretario de Estado no ha conseguido celebrar unas elecciones honestas y transparentes. Le ha fallado al pueblo de Georgia, y debería renunciar inmediatamente”, escribieron en una declaración Perdue y Loeffler. 

Reiterando: “La mala gestión y la falta de transparencia de la Secretaría de Estado es inaceptable. Las elecciones honestas son primordiales para la fundación de nuestra democracia”.

En la que es considerada la elección presidencial más importante en la historia de Estados Unidos, se han presentado indicios de fraude sin precedentes, con el agravante de que todos se dirigen en favor de Biden.  

En varios estados la situación es muy similar, en cuanto a irregularidades. 

Hace pocas horas los senadores del estado de Michigan pidieron, oficialmente, una auditoría completa de las elecciones generales del 2020.

La solicitud fue dirigida a la secretaria de Estado Jocelyn Benson. 

No obstante, lo atípico de estas elecciones presidenciales se da en el hecho de que las irregularidades y hechos fraudulentos denunciados por los republicanos en el proceso electoral, están incrementando cada vez más las posibilidades de reelección del presidente Trump.

“A pesar de todo el fraude, el Presidente tiene actualmente más caminos para ganar la elección que Biden”, sostiene la editora asociada de The Gateway Pundit, Cristina Laila.

Jose Hermosa – BLes.com