Tan solo un par de años atrás Carlos Peniche era un galán de telenovelas que parecía tener la vida soñada, pero tras un giro inesperado de la vida, ahora vive en la calle -con una manta como su único patrimonio- y luce irreconocible.

Proveniente del seno de una familia de artistas, Carlos es hijo de la actriz Alejandra Peniche, y sobrino del actor Arturo Peniche, parecía que lo tenía todo en esta vida.

Es reconocido por su participación en exitosas series de la televisora mexicana TV Azteca como “La vida es una canción” y “Lo que callamos las mujeres”.

Carlos Peniche
Carlos Peniche

Mi mujer me quitó el dinero, me quitó la casa; me quitó 250 mil pesos en efectivo, me quitó las tarjetas. Mi mamá está en Los Cabos, mi tío Arturo en Miami;  mi tío Flavio en Estados Unidos también. ¡Todos están perdidos!.”, dijo el actor en entrevista con el programa “Ventaneando” de Azteca TV.

Mira a continuación la entrevista:

Aunque parece que el destino no le jugó una buena pasada al actor, quizás esta situación le haga valorar las cosas más simples de la vida, que nada tienen que ver con el lujo y los flashes de las cámaras.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.