Redacción BLes– Un informe de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, reveló que el brote del virus de Wuhan fue mantenido en secreto por las autoridades locales posiblemente en un intento de ocultar la situación temiendo represalias por parte del gobierno central de Beijing.

De acuerdo con Express UK, los funcionarios locales de la ciudad de Wuhan no informaron durante varias semanas la amenaza del virus PCCh (virus del Partido Comunista chino), conocido también como COVID-19.

En principio el informe que proviene de la CIA así como también de otras agencias de inteligencia habría sido dado a conocer el pasado mes de junio a los funcionarios del gobierno estadounidenses.

Los funcionarios señalaron que el informe aún respalda la idea general de que el Partido Comunista chino ocultó información de relevancia para prevenir una pandemia, dando a entender que debido a la negligencia con la que actuó Beijing a la hora de ocultar información a la OMS, muchos países se vieron afectados.

Associated Press detalló que el informe interno se encargó como seguimiento de un informe de mayo del Departamento de Seguridad Nacional que señaló que los funcionarios chinos inicialmente ocultaron el virus en un intento por acumular suministros médicos.

“Evaluamos que el gobierno chino ocultó intencionalmente la gravedad del COVID-19 a la comunidad internacional a principios de enero mientras almacenaba suministros médicos aumentando las importaciones y disminuyendo las exportaciones”, indicó el análisis.

Cabe recordar que mientras el comercio mundial se vio paralizado como resultado de la pandemia, el régimen chino comenzó a exportar masivamente suministros médicos a sus socios en Europa con la esperanza de impulsar su imagen como líder mundial responsable.

No obstante, varios gobiernos europeos terminaron por rechazar la ayuda de China debido al estándar defectuoso de los suministros enviados. 

De acuerdo con el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, el supuesto apoyo de China era un “componente político que incluye una lucha por la influencia a través del giro y la política de generosidad”.

Entre tanto, funcionarios actuales y anteriores de los EE. UU. señalaron que la información que circuló en junio no absolvió por completo al gobierno nacional de China, ya que como indica Business Insider, de manera temprana varios médicos fueron silenciados mientras intentaban alarmar sobre el brote.

El caso más conocido es el del médico oftalmólogo Li Wenliang, quien intentó alertar sobre el brote del virus de Wuhan a través de Internet y tres días después las autoridades del régimen chino lo obligaron a firmar un documento para que él mismo denunciara su publicación como “comportamiento ilegal”. Li murió a causa del virus en febrero.

Por lo tanto, el presidente Donald Trump ha culpado en repetidas ocasiones al régimen chino como el principal culpable de la situación actual. Durante un discurso el 4 de julio en la Casa Blanca, Trump reiteró que “el secreto, los engaños y el encubrimiento de China” permitieron la pandemia.

Los funcionarios de la actual administración también han responsabilizado de manera reiterativa a China por la alarma mundial que generó el virus del PCCh. El secretario de estado, Mike Pompeo fue enfático al decir que hay un “encubrimiento comunista de ese virus”.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo el sábado que la pandemia fue “perpetrada en Estados Unidos por el Partido Comunista chino”.

No obstante, la evaluación interna que el gobierno estadounidense haga sobre el informe de la CIA y la culpabilidad de los funcionarios locales chinos también tendría repercusiones en la política exterior.

Michael Pillsbury, académico de China en el Hudson Institute y asesor informal de Trump afirmó al New York Times que “hace una gran diferencia si se trata de Wuhan o Beijing”.

César Munera – BLes.com