Redacción BLes– El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo ayer una entrevista a CBSNews que los hackers vinculados al gobierno del régimen chino han estado apuntando a la infraestructura electoral de los Estados Unidos buscando perjudicar las elecciones presidenciales de 2020

Según palabras del asesor de seguridad, tanto el régimen chino como Rusia e Irán, se han involucrado en ciberataques contra sitios web y sistemas de seguridad relacionados con la infraestructura electoral de los Estados Unidos, con un objetivo en común: “ver perder las elecciones al presidente Donald Trump”.

Ninguna de las autoridades del PCCh en Estados Unidos ha admitido las afirmaciones del gobierno respecto a las distintas acusaciones que recibieron sobre las acciones de espionaje, tanto de los sistemas de seguridad electorales, como sobre empresas, sobre políticos u otras agencias gubernamentales. Según Reuters, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo: “La elección presidencial de Estados Unidos es un asunto interno, no tenemos ningún interés en interferir en ella”.

Sin embargo O’Brien aseguró que los agentes informáticos de seguridad de Estados Unidos garantizaron que piratas intentaron infiltrarse en sitios web pertenecientes a las oficinas de la Secretaría de Estado en todo el país, responsables de administrar las elecciones a nivel local y recopilar datos sobre los estadounidenses.

O’Brien fue claro en su mensaje y no titubeó al afirmar: “Habrá graves consecuencias para cualquier país que intente interferir en nuestras elecciones libres y justas”. Si bien admitió que el presidente Trump se ha ganado una serie de enemigos por su duro posicionamiento frente al régimen chino, fue determinante al afirmar que independientemente de: “Si sus líderes prefieren a Joe Biden o prefieren a Donald Trump, no importa. Somos estadounidenses, no vamos a tener países extranjeros que decidan quién será nuestro próximo presidente. Eso es indignante”.

Las denuncias por parte de la Casa Blanca respecto a los ataques e intento de robo de información que estarían sufriendo distintos departamentos y organizaciones gubernamentales no es cosa nueva. A mediados de Julio el Departamento de Justicia publicó una acusación de 11 cargos contra dos ciudadanos chinos, acusados de llevar adelante una campaña de piratería para robo de información y extorsión.

El Departamento de Justicia, advirtió que un informe de un juzgado federal en Spokane, Washington, emitió una acusación a principios de julio en la que se culpaba a los dos hackers informáticos de piratear los sistemas informáticos de cientos de empresas, organizaciones no gubernamentales y disidentes individuales, clérigos y activistas democráticos y de derechos humanos de los Estados Unidos y del extranjero.

Los acusados, en algunos casos, habrían actuado para su propio beneficio financiero, y en otros para el beneficio del Ministerio de Seguridad del régimen chino y otros organismos gubernamentales chinos, continúa diciendo el informe.

Paralelamente, el 21 de julio el gobierno de Estados Unidos ordenó al gobierno del régimen chino cerrar las operaciones de su consulado en Houston, Texas. Las causas del cierre obligado fueron las acusaciones de que el PCCh estaba utilizando las instalaciones del consulado como base de operaciones para robar información a empresas, laboratorios e instituciones de los Estados Unidos, sobre los avances en la vacuna contra el virus del PCCh.

Andrés Vacca – BLes.com