A pesar de las críticas de los medios argentinos que se escuchan casi todos los días, Guedes defendió al presidente Bolsonaro y sus medidas que convocan a un aislamiento social muy leve. Brasil es uno de los pocos países del mundo que no implementó cuarentena total en todo el país y si bien tiene los números más elevados de contagio de toda la región, casi que lidera al mundo con casos de recuperados, y la tasa de contagios ya está empezando a menguar.

En su declaración, aprovechó y apuntó contra Argentina, que aplicó medidas exactamente opuestas a las de Brasil.

“No seremos Argentina ni Venezuela, estamos en otro camino, el camino de la prosperidad y no en el de la desesperación”.

A su vez, el ministro destacó el papel de sus políticas tanto sanitarias como económicas para el futuro, al asegurar que “Brasil va a sorprender al mundo con su recuperación económica”.

Recordemos que Brasil era uno de los pocos países del mundo cuya economía no colapsó totalmente en las últimas semanas, hasta que con la renuncia del juez Moro y la incertidumbre, el mercado de San Pablo, en pánico, finalmente cayó.

Esto no es casual, la declaración ocurrió tan solo unos días después de que el presidente Alberto Fernández anuncie la suspensión de su participación en las negociaciones futuras del Mercosur.

Las declaraciones del funcionario, sumado a las fotografías del presidente Bolsonaro junto a sus ministros, se dan en un contexto de respaldo y gesto de fortaleza tras la polémica renuncia de Sérgio Moro, quien acusó al presidente de reemplazar al jefe de la Policía Federal para impedir una investigación que incluye a los hijos de Bolsonaro.

Bolsonaro trató de mostrar la fortaleza de su gobierno frente a sus habitantes y al mundo, ratificando el plan liberal al compararlo con sus pares latinoamericanos y respaldando al ministro al declarar con frases como “Guedes es el único que decide la economía” y “más intervención fue corrupción en el pasado”.

El gobierno nacional brasileño viene de un contexto de enfrentamiento con los gobernadores de las distintas regiones del país, puesto que muchos decidieron hacer caso omiso a las recomendaciones del presidente y aplicaron políticas restrictivas para sus habitantes, recomendando que “no salgan de sus casas” y cerrando comercios y espacios recreativos para disminuir el contagio.

Mientras Bolsonaro decía que la cuarentena solo causará más pobreza, los gobernadores, encargados de repartir los planes sociales en sus distritos, estaban contentos de aplicar fuertes medidas restrictivas y condenar a sus habitantes a la pobreza.

Fuente: Derechadiario

Le puede interesar: El régimen chino miente, ciudadanos revelan que los contagios por coronavirus siguen aumentando.