Redacción BLes– El secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS, por la sigla en inglés), Alex Azar, llegó a Taiwán el 9 de agosto en un viaje que fortalece las relaciones entre los dos países y aviva el conflicto con el Partido Comunista de China (PCCh), que considera a la gran isla como parte de su territorio.

“Gracias, Presidente Tsai, por darme la bienvenida a Taiwán hoy. Es un verdadero honor estar aquí para transmitir un mensaje de fuerte apoyo y amistad del Presidente Trump a Taiwán”, expresó Azar de acuerdo con la declaración de prensa del HHS.

Azar es el  funcionario estadounidense de más alto rango que visita a Taiwán desde hace 41 años, y luego de una reunión con la presidente Tsai Ing-wen, se unió a su homólogo taiwanés, el ministro de Salud y Bienestar Social Chen Shih-chung, para presidir la firma de un memorando de entendimiento, el 10 de agosto, de acuerdo con Taiwán News. 

El memorando fue firmado por Brent Christensen, director del Instituto Americano en Taiwán (AIT), y el Presidente del Consejo de Asuntos de los Estados Unidos en Taiwán (TCUSA), Yang Jen-ni, en un evento considerado histórico, programado desde mayo. 

El exitoso desempeño de Taiwán desde el inicio de la aparición del virus PCCh convirtió a su sistema de salud en un referente en el tratamiento de la pandemia, que seis meses después sigue causando estragos en el mundo.

Taiwán tan solo registró 7 muertes y muy poco impacto en su sociedad y en su economía, lo que le permitió ayudar a muchos otros países, a los que donó y suministró material médico y de protección.

En tanto que el PCCh es acusado de encubrir la aparición de la enfermedad y de otras maniobras que son condenadas por muchos países, entre los que se destaca Estados Unidos. 

Esta visita de Azar implicaría un desafío directo a la política de “Una sola China” que se ha mantenido en la relación entre EE.UU. y el PCCh desde principios de la década de 1970.

Por su parte el PCCh se quejó y presentó una severa protesta diplomática ante EE. UU. por la visita de Azar a Taipei, señaló Financial Express. 

En este contexto, el líder del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping, había dirigido un mensaje al pueblo de Taiwán en el que lo invitaba a unirse bajo su mando aplicando la fórmula “un país, dos sistemas”, bajo la cual Taiwán tendría derecho a dirigir sus propios asuntos, según BBC del 2 de enero de 2019. 

Al mismo tiempo, no dejó lugar para que Taiwán optara por una opción diferente, argumentando que  “se reserva la opción de adoptar todas las medidas necesarias”, por lo que no se descartaría el uso de la violencia armada.

Por su parte, la presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen, declaró la posición de su nación frente a las declaraciones de Xi Jinping, rechazándolas.

“Quiero reiterar que Taiwán nunca aceptará ‘un país, dos sistemas’. La gran mayoría de la opinión pública taiwanesa también se opone resueltamente a ‘un país, dos sistemas’, y este es también el ‘consenso de Taiwán'”, respondió Tsai desde la Oficina de la Presidencia.

China debe hacer frente a la realidad de la existencia de la República de China (Taiwán) y no negar el sistema democrático que el pueblo de Taiwán ha establecido conjuntamente”, reiteró Tsai. 

Es de considerar que la reciente violación del PCCh al tratado internacional que amparaba la  autonomía que de Hong Kong, sea una clara advertencia para Taiwán en cuanto al futuro que le espera frente al PCCh. Para algunos analistas la anexión de Taiwán seguiría como uno de los objetivos del régimen chino.

Jose Hermosa – BLes.com