Redacción BLes– Las sospechas de fraude electoral que caracterizan la elección presidencial de EE. UU. son respaldadas por hechos que aparecen cada día. En Detroit, Michigan, testigos presenciales relatan un caso nuevo.

De acuerdo con la demanda presentada por el Centro de Justicia de los Grandes Lagos, el delito habría sido cometido en horas de la madrugada del 4 de noviembre, mientras se efectuaba un cambio de turno de los trabajadores electorales, informa The Federalist el 12 de noviembre. 

Los demandantes argumentan con “relatos de testigos oculares y pruebas directas” que “aproximadamente 40.000” boletas irregulares no aseguradas se trajeron a Detroit desde otro estado, a juzgar por las placas de los vehículos que las transportaron. 

Los testimonios afirman que esas boletas “fueron contadas oralmente y atribuidas solo a los candidatos demócratas”, es decir, a Joe Biden.

“Después de que los impugnadores electorales comenzaron a descubrir el fraude que se estaba produciendo en el Centro TCF, los funcionarios y trabajadores electorales demandados encerraron a los impugnadores con credenciales fuera de la sala de recuento para que no pudieran observar el proceso”, agregan los testigos.

Para agravar aún más la interferencia de los trabajadores electorales: “Los funcionarios y trabajadores electorales acusados permitieron que las boletas fueran duplicadas a mano, sin permitir que los candidatos comprobaran si la duplicación era correcta”, agregaron los testigos. 

Más aún, los nombre de los votantes de las boletas llegadas de esa manera no estaban registrados, por lo que fueron registrados en las computadoras. 

“Vi a los operadores de la computadora en varios tableros de conteo agregando manualmente los nombres y direcciones de estos miles de boletas al sistema QVF”, según las declaraciones. 

Le recomendamos:

Se calcula que el condado de Wayne, al que pertenece Detroit ha recibido 850.000 votos, pero al parecer un alto porcentaje de estos son fraudulentos. 

Por su parte, el equipo legal de la campaña del presidente estadounidense, Donald Trump, presentó otra demanda por irregularidades presentadas en el condado de Wayne, también.

Poco a poco se van inclinando los fallos judiciales en favor de las demandas del presidente estadounidense Donald Trump por fraudes e irregularidades presentadas en el proceso electoral en su contra. 

En Wisconsin 19.032 votos de Trump que se asignaron al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, serán devueltos a Trump una vez que el número sea confirmado.

Por otro lado, un juez falló hoy en favor de Trump, al dictaminar que la secretaria del Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, no tenía autoridad para hacer cambios 2 días antes del día de las elecciones. 

En consecuencia, las boletas que fueron previamente apartadas por haber llegado después del 3 de noviembre no deben ser contadas. 

“La Corte concluye que la Demandada Kathy Boockvar, en su capacidad oficial de Secretaria del Estado Libre Asociado, carecía de autoridad estatutaria para emitir la guía del 1 de noviembre de 2020 a las Juntas de Elecciones del Condado de los Demandados, en la medida en que esa guía pretendía cambiar la fecha límite… para que ciertos electores verificaran la prueba de identificación,” dijo la Juez Mary Hannah Leavitt en una orden judicial sobre ese caso. 

José Hermosa – BLes.com