Redacción BLes – La organización sin ánimo de lucro Public Interest Legal Foundation (PILF ), reveló que los listados de votantes en la ciudad de Detroit cuentan con más de 2.500 estadounidenses muertos que aún están habilitados para votar.

De acuerdo con The Washington Free Beacon, las irregularidades se dieron a conocer luego de que la organización que tiene como fin proteger la integridad electoral, presentó la demanda el pasado miércoles ante el Tribunal del distrito Este del estado de Michigan.

Entre los nombres que aparecen en la acusación figuran los de la secretaria municipal de Detroit, Janice Winfrey, y el director de elecciones de Detroit, George Azzouz. 

En la demanda aparecen detallados los registros de más de 2.500 personas, cerca de 5.000 votantes que aparecen más de una vez registrados y unos 511.786 votantes registrados en la ciudad de los que solo unos 479.267 son elegibles para votar.

La ciudad de Detroit ha sido conocido como un bastión demócrata, pese a que tuvo una baja participación electoral durante las elecciones presidenciales del 2016, contribuyendo a que la entonces candidata demócrata Hillary Clinton perdiera ante Donald Trump en dicho estado.

Acorde a lo señalado por Detroit News, anteriormente las máquinas de votación habían registrado irregularidades luego de que el 37 por ciento de sus comicios en 2016 registró más votos que el número de votantes contabilizados en las mesas electorales.

En un comunicado, la presidenta del Partido Republicano de Michigan, Laura Cox, declaró: “Cuando miles de personas muertas se registran para votar y hay más personas registradas de las que son elegibles para votar en la ciudad de Detroit, alguien está tratando de cometer fraude o hay una incompetencia grave dentro de la oficina del secretario de la ciudad de Detroit”.

Frente al propósito de la reciente demanda, Logan Chruchwell, director de comunicaciones de PILF, declaró a The Washington Free Beacon:

“Si los rusos y otros vienen en 2020, así es como nos defendemos por adelantado. (…) La integridad electoral requiere que revisemos los activos de votación y busquemos intencionalmente oportunidades para fortalecerlos”.

Churchwell, agregó: “Cuando la Fundación entregó personalmente estos cables de mantenimiento sobre la lista, Detroit los descartó. Este comportamiento es precisamente de lo que dependen los saboteadores antes de comenzar su trabajo”.

Mientras tanto el presidente de la PILF, Chistian Adams, se pronunció en un comunicado diciendo: “La ciudad de Detroit no cumple con algunas de las funciones más básicas que se le deben a sus ciudadanos”.

“La actitud despreocupada del gobierno de la ciudad para abordar la evidencia de registros muertos y duplicados expone otra vulnerabilidad en nuestros sistemas de votación a medida que nuestra nación trabaja para mejorar la seguridad electoral antes de noviembre de 2020”, añadió Adams.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: ¿Qué está pasando en Hong Kong?

videoinfo__video2.bles.com||06daa9374__

Ad will display in 09 seconds