Redacción BLesLa procuradora general del estado de Florida presentó el martes 28 de septiembre una demanda contra la administración del presidente Joe Biden, en la que asegura que la política de inmigración que viene desarrollando desde que comenzó su mandato es ilegal. 

Además el gobernador republicano Ron DeSantis firmó una resolución en la que prohíbe a las agencias estatales colaborar con la asistencia de inmigrantes indocumentados que ingresan al estado tras su liberación.

La orden de DeSantis autorizó al Departamento de Aplicación de la Ley de Florida y a la Patrulla de Carreteras de Florida “a detener cualquier avión, autobús u otro vehículo dentro del Estado de Florida que se crea razonablemente que transporta extranjeros ilegales a Florida desde la frontera suroeste”.

También ordenó a las agencias estatales que identifiquen a cualquier inmigrante que llegara ilegalmente a Florida desde la frontera con México y advirtió a las agencias que no gasten dinero en políticas para favorecer a los inmigrantes ilegales a menos que lo exija la ley.

La demanda presentada por la procuradora general Ashley Moody, reconocida republicana, apunta contra las políticas inmigratorias de “captura y liberación”, a través de las cuales se garantizó la liberación de más de 225.000 inmigrantes ilegales en lo que va del año.

La mayoría de estos inmigrantes son los que ingresan a través de la figura legal del “asilo”, el cual se otorga cuando las autoridades confirman que la persona en cuestión realmente padece algún tipo de persecución por motivos de raza, religión u otros motivos.

La legislación federal indica que el gobierno debe detener a los solicitantes de asilo hasta que las autoridades se pronuncien sobre su caso, pero la realidad ha mostrado que bajo la presidencia Biden se han liberado miles de inmigrantes ilegales a diario sin pasar por un mínimo proceso que confirme su situación de asilo.

“La liberación de tantos extranjeros que llegan al interior significa necesariamente que el gobierno está violando los mandatos del Congreso en las leyes de inmigración”, indica la demanda presentada por Moody.

Florida, como estado vecino de la zona fronteriza de conflicto, está padeciendo en forma directa las consecuencias de la situación caótica que se ha vivido durante todo el año debido a la crisis migratoria. 

“Si bien algunos migrantes que llegan tienen solicitudes de asilo legítimas, muchos no. Algunos son pandilleros y narcotraficantes que se aprovechan de la crisis en la frontera, como lo demuestra la enorme cantidad de fentanilo incautado en la frontera este año”, dice la demanda.

Los demócratas y los sectores de izquierda radical defienden abiertamente las políticas migratorias de Biden argumentando que aquellas personas que son liberadas son controladas hasta que son citadas por1 el tribunal para definir su situación. 

Sin embargo, los republicanos y detractores de este tipo de medidas aseguran que la gran mayoría de los liberados no acuden a sus citas en los tribunales y permanecen en el país de modo ilegal.

Moody, quien participó junto a DeSantis en la conferencia de prensa, condenaron enérgicamente a Biden por sus medidas migratorias y por el contrario elogiaron las políticas llevadas a cabo por el expresidente Trump, quien advirtió en reiteradas ocasiones que de implementarse las políticas que actualmente se están aplicando, con seguridad colapsaría el sistema.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.