El mandatario del FMLN socio del castrochavismo, deberá comparecer ante la justicia por las múltiples causas de corrupción que pesan en su contra, desde malversación de fondos hasta lavado de dinero.

La Fiscalía General de El Salvador emitió una orden de captura contra el ex mandatario sandinista Salvador Sánchez Cerén (2014-2019) por su participación en la malversación de 351 millones de dólares cuando fue vicepresidente del Gobierno de su antecesor, Mauricio Funes.

Sánchez Cerén recibió pagos irregulares de fondos estatales por 530.000 dólares fuera de su salario establecido todos los meses durante su mandato, según informó el fiscal general Rodolfo Delgado.

El ex presidente del izquierdista FMLN no se encuentra actualmente en El Salvador, por lo que la Fiscalía pidió la difusión roja para que se activen todos los mecánicos de rastreo y búsqueda de la Interpol.

“El ex Presidente Salvador Sánchez Cerén es oficialmente un prófugo de la justicia“, aseveró el actual presidente Nayib Bukele. “Salió de nuestro país vía frontera terrestre en diciembre 2020 y jamás regresó“.

Y bromeó: “Me confirman que ninguno de los capturados vivía en una casa de cartón“.

Sánchez Ceren fue un presidente alineado al Foro de Sao Paulo, y un defensor de las dictaduras en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Esta tarde, el dictador Nicolás Maduro dijo que en El Salvador se está llevando a cabo una “persecución judicial sin precedentes“ y pidió que cese la investigación a los gobiernos ex guerrilleros del FMLN.

Sánchez Cerén se convierte así en el cuarto ex mandatario de la etapa democrática salvadoreña en ser requerido por la Fiscalía por cargos de corrupción, entre ellos el mismo Mauricio Funes, jefe de la banda delictiva que desde el Estado robó millones de dólares.

También le recomendamos: El desesperado pedido de auxilio del presidente de Haití antes de ser asesinado (Video)

Ad will display in 09 seconds

El Ministerio Público también ordenó la detención de José Guillermo López Juárez, ex presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria (CEPA), y de los exministros de Obras Públicas y Medio Ambiente, Gerson Martínez y Lina Pohl, respectivamente. Todos son exfuncionarios del gobierno socialista de Funes (2009-2014) y, según la Fiscalía, se encuentran fuera del país.

Los militantes del partido revolucionario comunista FMLN denunciaron persecución política de Bukele contra sus dirigentes, los cuales todavía no han dicho nada porque están muy ocupados escapándose de la justicia. Pero las denuncias de prsecución son falsas.

La investigación del llamado “Caso Funes” inició hace 3 años, mucho antes que Bukele llegara al poder. La primer audiencia de esta mega-causa que investiga la corrupción de los anteriores gobiernos de izquierda fue el 10 de junio de 2018. Bukele asumió en junio del 2019.

Fuente: Derechadiario.com.ar