Redacción BLes – El Fiscal General de EE. UU., Bill Barr, presentó los avances en la eliminación de la Pandilla MS-13, efectuados por el Departamento de Justicia.

La destrucción de esta pandilla, considerada la más sanguinaria del mundo, fue uno de los objetivos encomendados al Fiscal General por el presidente estadounidense Donald Trump, tal como lo señaló el propio Fiscal General Barr en una reunión en la Casa Blanca el 15 de julio. 

“Tienen el salvajismo callejero que se vería en una pandilla; no están impulsados por intereses comerciales como, por ejemplo, lo tuvo tradicionalmente la Mafia,” así inició Barr la descripción de las motivaciones de los pandilleros.

“Tratan de obtener el honor de ser la persona más salvaje y sedienta de sangre que puedas ser y de construir una reputación de asesino. Así que esto es, en cierto modo, un culto a la muerte,” agregó.

Asimismo, señaló: “usan el terror que causan por su salvajismo para extorsionar. Y se han metido cada vez más en el tráfico de personas y ahora en el de drogas”, explicando aún más las acciones delictivas de los delincuentes.  

En cuanto a las operaciones ejecutadas contra los cabecillas de la pandilla, llamada también “Mara Salvatruchas”, Barr relató que contra 8 pandilleros se habían impuesto acusaciones por 24 crímenes, y que contra otro grupo de 13, las acusaciones involucraban 21 delitos, además de la aplicación de la ley a otros numerosos delincuentes. 

El Fiscal Barr también informó que las operaciones conjuntas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, el FBI y las autoridades de El Salvador buscaban detener a los cabecillas que emitían las órdenes desde Centro América. 

Por su parte, el presidente estadounidense Donald Trump amplió el contexto con algunos de los resultados obtenidos durante tres años.

“En los últimos tres años, el ICE ha deportado a más de 16.000 pandilleros y arrestado a más de 2.000 miembros de la MS-13”, señaló el presidente Trump.

Igualmente, Trump enfatizó en la política de su administración, en beneficio de la seguridad de su nación.

“Mientras que los políticos radicales de izquierda han luchado por abrir las fronteras y el bienestar de los extranjeros ilegales, mi administración ha luchado por unas calles seguras.  Queremos seguridad para nuestra gente  Queremos el estado de derecho. Queremos la ley y el orden”, explicó Trump en la misma ocasión en la Casa Blanca. 

José Ignacio Hermosa -BLes