La Corte Nacional de Justicia de Ecuador solicitó a la Interpol la detención inmediata del expresidente socialista Rafael Correa y otros 7 asociados en medio de un caso de corrupción. Correa en un intento desesperado de salvarse de la justicia decidió refugiarse en Venezuela

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador ha recurrido nuevamente a la Interpol- Quito con el fin de ubicar y detener al ex presidente Rafael Correa, condenado en 2020 por el delito de cohecho en el denominado “Caso Sobornos 2012-2016”.

La orden fue firmada el 6 de mayo por el juez Walter Macías, uno de los nuevos integrantes de la Corte y miembro del tribunal de ejecución de la sentencia en el caso.

El magistrado también ha solicitado al organismo policial que proporcione documentación sobre los movimientos migratorios del ex mandatario izquierdista, así como también de la cuatro exfuncionarios y tres empresarios involucrados en este caso, y sentenciados por el mismo delito.

Según el juez Macías, la ubicación a través de los registros de la Interpol es el paso previo para empezar el trámite de extradición de Correa y los otros sentenciados, que al igual que el ex mandatario, se encuentran prófugos de la justicia.

Varios reportes indican que el resto de señalados estarían siendo protegidos por sus aliados, señalando a Venezuela, a la Embajada de Argentina en Quito y a Estados Unidos como destinos principales.

El caso “Sobornos 2012-2016” reveló una amplia red de corrupción orquestada durante el gobierno de Rafael Correa, mediante la cual se recibieron aportes indebidos para la financiación de su antiguo partido partido, Alianza País, a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a distintas empresas, entre ellas, la constructora brasileña Odebrecht.

En este caso, importantes figuras del correísmo fueron señaladas y sentenciadas a ocho años de prisión en abril del 2020, entre ellos, el ex vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, que se mantiene en prisión.

Le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

Ad will display in 09 seconds

Tanto Rafael Correa como el resto de prófugos han alegado ser “inocentes”, y han denunciado lo que consideran como “una persecución política” en su contra.

El ex mandatario trató de participar en el reciente proceso electoral, como candidato a la vicepresidencia, y así evitar la revelación de mayores detalles que lo incriminen en otros casos de corrupción, siendo impedido por Corte Nacional de Justicia, que ratificó su sentencia en julio del 2020.

En relación a una posible extradición del ex presidente Rafael Correa a Ecuador, el abogado defensor Alfonso Zambrano, explicó que el proceso en mención será difícil de concretar por el Gobierno de Bélgica, debido a que el delito por el cual ha sido sentenciado el ex mandatario no es un delito que forma parte del catálogo del tratado de extradición, que tiene más de 100 años, y no ha sido actualizado.

A pesar de estas declaraciones, se ha dado a conocer en los últimos días que Rafael Correa arribó a Caracas, Venezuela, en donde se encontró con su hermana, Pierina Correa y su madre, Norma Delgado Rendón. El prófugo fue recibido por un supuesto funcionario del régimen chavista, quien le dio la bienvenida a “su casa”. 
 
Aunque el medio ecuatoriano PRIMICIAS aseguró (citando a una fuente allegada al correísmo) que Rafael Correa arribó a Venezuela con el fin de “asesorar” a la dictadura en “temas económicos”, no se descarta la posibilidad de que esté buscando refugio en ese país. 
 
Hasta el momento, el ex mandatario no ha confirmado los motivos de su viaje, por lo que los rumores en torno a su sorpresivo viaje se han acrecentado. 

Fuente: derechadiario.com.ar