Redacción BLesEl estado de Nueva York (NY) está sufriendo un éxodo histórico de empresas que deciden abandonar el territorio históricamente conocido por sus fructíferos negocios. Según el expresidente de la Bolsa de Valores de NY, Dick Grasso, la mayoría de las empresas se estarían yendo a Texas y Florida atraídos por mejores condiciones económico-financieras.

En diálogo con el programa de Fox News, “Mornings with Maria”, Grasso dio su opinión sobre el éxodo que está padeciendo el estado de Nueva York por parte de empresas que históricamente operaron en el territorio y ahora prefieren trasladarse a estados como Texas y Florida por mejores condiciones de libertad económica y financieras por parte de sus gobernantes. 

“Es desgarrador ver lo que ha sucedido en la ciudad de Nueva York en particular”, dijo Grasso, quien actualmente reside en Florida, a la presentadora del programa Maria Bartiromo.

Las empresas se ven asfixiadas en Nueva York, las políticas izquierdistas empleadas en los últimos años por sus gobernantes demócratas, llevaron a aumentar el gasto público muchas veces de manera irracional, buscando siempre financiarse a través de incrementos impositivos a las empresas, lo que luego se traduce en aumentos de precios y en mayores costos de vida, produciéndose un ciclo vicioso sin fin.

A esa realidad se suma la crisis producida por la pandemia del virus PCCh, que produjo en términos generales un gran enfriamiento de la economía, pero esto quedó en evidencia sobre todo en aquellos estados demócratas, como el de Nueva York, que profundizaron la crisis al imponer cuarentenas interminables y cierres ilógicos de comercios y actividades generales.

Le recomendamos:

Por el contrario, según aseguró el expresidente de la Bolsa de Nueva York, los estados de Florida y Texas lejos de implementar políticas similares a los gobernantes de NY están abriendo sus puertas, presentado facilidades financieras y condiciones económico/legales mucho más atractivas, siempre en defensa de enriquecer la economía a través del éxito de sus empresas.

“Los negocios son impulsados ​​por incentivos económicos, ya sea en Florida o Texas, estos dos estados ciertamente han demostrado a las empresas que quieren su negocio y harán todo lo posible para incentivar sus reubicaciones”, aseguró Grasso.

El éxodo neoyorquino no es solo de empresas, miles y miles de ciudadanos han dejado el estado durante los últimos meses por diversos motivos, y todos tienen que ver directa o indirectamente con las políticas izquierdistas implementadas por sus gobernantes. 

Los últimos datos arrojados por la Oficina de Censo de Estados Unidos, informan que el estado de Nueva York está siendo abandonado por sus ciudadanos más que cualquier otro estado de los EE. UU. Las razones estarían centradas en la inseguridad en las calles, el control social extremo, los elevados impuestos y la falta de trabajo debido a la crisis económica.

Durante el último año, además de ser la capital económica de los EE. UU., Nueva York se ha transformado también en la capital de la delincuencia nacional. 

Debido a los constantes disturbios causados tras el caso George Floyd y a la decisión política de desfinanciar a la policía, el índice de criminalidad ha aumentado enormemente. Para nombrar un ejemplo, la cantidad de tiroteos en la ciudad de Nueva York, aumentó en un 72% respecto de 2019, con enfrentamientos entre pandillas, ataques a las fuerzas de seguridad, saqueos, robos y asesinatos.

Las cifras indican que unas 126.355 personas dejaron el estado entre julio de 2019 y julio de 2020, lo que implica una caída total del 0,65 por ciento de la población. La tendencia comenzó en el año 2016 pero con una marcada curva exponencial durante el último año.

El éxodo fue acompañado por una disminución en la natalidad, mientras que la mortalidad se mantuvo en números promedio. Por lo cual, Nueva York se convirtió también en el estado con la mayor disminución poblacional del país. 

Un dato no menor, es que la cantidad poblacional está directamente relacionada con la cantidad de escaños en el Congreso. Al cierre de cada censo una vez cada 10 años, se reparten los 435 asientos de la Cámara de Representantes entre los 50 estados de acuerdo a los cambios demográficos registrados. 

De continuar esta tendencia, el estado de Nueva York podría perder un asiento, cayendo a 26, de acuerdo a un análisis realizado por William Frey, demógrafo del Brookings Institution, según informó al New York Times.

Andrés Vacca – BLes.com