Redacción BLesEmpresas de tecnología y sus empleados están dejando atrás la vida de Silicon Valley para mudarse a ciudades como Austin y Miami donde las regulaciones impositivas son menores y la vida es más familiar.

San Francisco, el epicentro de las grandes compañías tecnológicas, está viviendo un éxodo de empresarios y empleados debido en parte a la alta carga impositiva, el costo de vida y la inseguridad.

Austin, Texas y Miami, Florida dos ciudades ciertamente más conservadoras que San Francisco, son los dos destinos más elegidos.

Según un informe de NBC, el alcalde de Miami, Francis Suárez, ha recibido numerosas consultas de altos ejecutivos en las últimas semanas, desde Elon Musk, CEO de Tesla a Jack Dorsey CEO de Twitter. También se ha reunido con el exdirector general de Google, Eric Schmidt, y el presidente de Palantir, Peter Thiel.

Suarez dijo: “No cabe duda de que gran parte de la razón por la que se desplazan es que sienten que hay un entorno inhóspito en cuanto a lo impositivo y las regulaciones”.

Según Sahin Boydas, un empresario que dejó Silicon Valley, una casa en San Francisco de tres ambientes cuesta lo mismo que una con cinco ambientes y un patio enorme en Austin.

No es sólo el costo del alquiler lo que es más bajo: la factura del agua es más baja; la factura de la recolección de residuos es más baja; el costo de una cena familiar en un restaurante ha bajado significativamente, y tampoco existe el impuesto a los ingresos, como en California.

Le recomendamos:

El punto de inflexión fue la pandemia. Cuando estas grandes compañías adoptaron la metodología de “trabajar desde casa” (que parece no se va), los empleados se dieron cuenta que todas las contras que tenía la ciudad y las pasaban por alto ahora no tenían sentido, y vivir en una casa más espaciosa, en una sociedad más abierta, se convirtió en una prioridad.

Además las actitudes de los funcionarios de gobierno demócratas y republicanos también difieren tremendamente.

Mientras los demócratas en San Francisco han llenado sus calles de indigentes e inmigrantes ilegales con su política de “ciudad santuario” y para lograrlo aumentan los impuestos a las empresas, el enfoque de los republicanos ha sido bajar los impuestos (legado de Trump), adoptar una forma de gobierno no invasivo, y un estado de derecho.

Según el Baltimore Sun, Bear Kittay, cofundador de Good Money, una plataforma bancaria en línea, que está construyendo una propiedad para la gente que se muda de San Francisco, dijo:

“Mucha gente está eligiendo ir a lugares donde hay oportunidades, y tal vez es un lugar que es más conservador y puede haber una integración de diálogo”.

En la vereda opuesta, Silicon Valley, cuna y hogar de Facebook, Twitter y Google, es posiblemente la antípoda de la libertad de expresión y el enemigo de los conservadores.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com