Desde el 4 de junio el activista preso en Cuba, José Daniel Ferrer, se encuentra desaparecido. Su familia no tiene información cierta, ni oficial, de su paradero ni de su estado de salud. Igualmente, les niegan el contacto con el mismo.

Todo ello mientras la familia ha sabido que un número indeterminado de reos de la prisión Mar Verde ha muerto de disentería por las condiciones higiénicas del penal, su comida y su agua.

17 días después, el pasado 21 de junio, Prisoners Defenders inició una serie de acciones legales conjuntas con la familia, tanto dentro como fuera de la isla, que consiguieron demostrar ante el Comité de Naciones Unidas la necesidad de reabrir el caso de José Daniel Ferrer, ya que el caso de desaparición forzada de José Daniel Ferrer (Acción Urgente núm. 1201/2021) fue primeramente abierto inmediatamente tras las manifestaciones del 11 de julio por la denuncia de 187 casos ante el Comité Contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas.

José Daniel Ferrer en Santiago de Cuba

Posteriormente y tras meses de requerimientos a todas las partes y desaparición forzada de José Daniel Ferrer, se descontinuó el 28 de enero de 2022 tras permitir Cuba a la familia tener contacto con él.

Entre otras acciones, se inició procedimiento de Habeas Corpus, que Cuba no respondió en tiempo, incumpliendo los procedimientos formales y temporales exigidos por la propia Ley de Cuba, y cuando lo hizo no lo realizó en forma ni fondo, violando como siempre hace flagrantemente la legislación internacional respecto al procedimiento de Habeas Corpus y sin dar razón alguna del paradero y suerte del activista. En paralelo PD y la familia realizaron reclamaciones diversas ante las autoridades cubanas que fueron tomadas en cuenta por las Naciones Unidas.

Tras las numerosas evidencias, documentaciones y demostraciones proporcionadas, Naciones Unidas ha decidido reabrir el caso, un hecho bastante inusual por la dificultad de la prueba necesaria para ello, con el convencimiento de que, como escriben en su misiva al gobierno de la isla, “la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley, cualquiera sea la duración de dicha privación de libertad u ocultamiento”, constituye una desaparición forzada con independencia de la situación penal que pueda argumentar documentalmente el Estado Parte.

Prisoners Defenders ha recibido la respuesta del Comité a su denuncia, indicando la misiva enviada a Cuba, donde Naciones Unidas nos comunica que ha reabierto la Acción Urgente por la Desaparición Forzada de José Daniel Ferrer y exhorta al Estado Parte que “en aplicación del artículo 30, párrafo 4, de la Convención, el Comité requiere la acción urgente del Estado parte para que:

(i) Adopte todas las medidas necesarias para informar sobre la suerte y paradero del Sr. Ferrer García a sus familiares, allegados/as y abogados/as, estableciendo y haciendo respetar los debidos canales de comunicación entre ellos.

(ii) Informe al Comité de forma detallada sobre el actual régimen de comunicación con el exterior al cual se encuentra sometido el Sr. Ferrer García, de conformidad con el artículo 17 de la Convención.”

Fuente: miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.