MIAMI (AP) — El exdirector de finanzas de la petrolera estatal venezolana PDVSA se declaró culpable el miércoles de participar en el lavado de 1.200 millones de dólares robados a la compañía, un importante avance para la fiscalía estadounidense que investiga la corrupción entre personas cercanas al presidente Nicolás Maduro, incluyendo sus hijastros.

En su comparecencia ante una corte federal en Miami, Abraham Ortega prometió cooperar plenamente con las autoridades, convirtiéndose en el funcionario venezolano de mayor rango en hacerlo.

Como parte de su declaración de culpabilidad, Ortega admitió que en su puesto dentro de PDVSA aceptó cinco millones de dólares en sobornos para darle estatus prioritario de préstamos a una compañía francesa y a un banco ruso, que eran accionistas minoritarios en proyectos desarrollados junto a la paraestatal petrolera.

Dijo que también aceptó 12 millones de dólares en sobornos por su participación en un plan de malversación que involucraba inflar préstamos falsos a PDVSA y repagarlos a una tasa de cambio preferencial impuesta por el gobierno, generando enormes ganancias para sus supuestos cómplices, miembros de las élites “boliburguesas” que amasaron fortunas durante la revolución bolivariana que inició el difunto Hugo Chávez.

La declaración de culpabilidad de Ortega se presenta solo dos días después de que un exbanquero suizo que también estaba involucrado en la conspiración fue sentenciado a 10 años de cárcel.

Un tercer acusado, el colombiano Gustavo Hernández, fue detenido en Italia y su proceso de extradición está pendiente. Ortega dijo que Hernández le ayudó a lavar su tajada a través de una sofisticada red de empresas de corretaje, bancos y compañías de inversión en bienes raíces en Estados Unidos y otros países.

Ortega, de 51 años, llegó al tribunal con aspecto tranquilo y le dijo a la jueza Kathleen Williams que se tomó una cerveza durante el almuerzo.

“Culpable”, dijo en español y voz firme al rendir su declaratoria a un cargo de asociación delictuosa para cometer lavado de dinero.

Acordó también renunciar a los 12 millones de dólares que le fueron retenidos en bancos de Nueva Jersey, las Bahamas y Suiza. La emisión de sentencia está programada para el 9 de enero.

Ortega se desempeñó en varios altos puestos financieros en PDVSA entre 2004 y 2016, incluyendo los últimos dos años como director financiero de la compañía.

Su abogada, Lilly Ann Sanchez, dijo que su cliente había estado viviendo fuera de Venezuela durante el último año pero decidió venir a Estados Unidos y cooperar de manera voluntaria con las autoridades después de que se anunciaron los cargos en su contra.

“El gobierno de Estados Unidos ha amasado una enorme cantidad de evidencia y testigos, ante lo cual el señor Ortega realmente no tenía otra opción que venir y enfrentar esos cargos”, dijo Sanchez.

Dos funcionarios estadounidenses con conocimiento de la investigación han dicho que el banquero suizo sentenciado días atrás, Matthias Krull, dijo a la fiscalía que la operación de lavado de dinero incluía a los tres hijastros de Maduro, así como al propietario de la mayor televisora privada de Venezuela, el empresario Raúl Gorrín.

Ambos funcionarios accedieron a dar detalles bajo condición de anonimato debido a que no estaban autorizados a declarar sobre el caso en público.

Ninguna de esas personas ha sido acusada ni fue nombrada en la denuncia. Una declaración de hechos de 10 páginas presentada como parte del acuerdo de culpabilidad también hace referencia a las mismas personas, pero no brinda detalles adicionales sobre su supuesta participación en la conspiración.

El Departamento de Justicia indicó que autoridades de Italia, España, Gran Bretaña y Malta asistieron en la pesquisa.