Un nuevo estudio realizado por el Sistema de Salud Henry Ford señala que el tratamiento con hidroxicloroquina reduce significativamente la mortalidad en los pacientes hospitalizados infectados con el virus, afirmando la postura del presidente Trump respecto al uso de este medicamento.

Redacción BLes – Un nuevo estudio llevado a cabo por el Sistema de Salud Henry Ford del sureste de Michigan, reveló buenas noticias en relación al uso de la hidroxicloroquina en pacientes infectados por el nuevo coronavirus de Wuhan (también conocido como virus PCCh). La investigación indicó que el tratamiento con hidroxicloroquina reduce significativamente la tasa de mortalidad en pacientes enfermos hospitalizados con el virus y sin efectos secundarios relacionados con el corazón. El estudio fue publicado por el International Journal of Infectious Diseases el pasado jueves 2 de julio. 

La investigación se basó en un análisis retrospectivo multi hospitalario a gran escala de 2.541 pacientes. Los resultados mostraron que la mortalidad de los pacientes tratados con hidroxicloroquina fue del 13,5 % en comparación con el 26,4%  que no recibieron ningún tipo de tratamiento, significando esto “una reducción de la relación de riesgo del 66%”. También se analizó la combinación del tratamiento con la azitromicina y la reducción del riesgo de mortalidad hospitalaria en este caso fue del ” 71% en comparación con ninguno de los tratamientos”.

La hidroxicloroquina es un medicamento comúnmente utilizado para el tratamiento y prevención de la malaria y también en algunas enfermedades autoinmunes. Su uso en el tratamiento de pacientes infectados con el nuevo coronavirus de Wuhan (Virus PCCh), sin embargo ha causado grandes controversias en la comunidad científica. 

Unas pocas semanas antes de que se publicase el estudio, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos había desautorizado el Uso de Emergencia de la hidroxicloroquina como tratamiento para pacientes hospitalizados infectados con el nuevo coronavirus de Wuhan desacreditando su eficacia en la eliminación del virus. 

El 1° pasado de julio la FDA también publicó una revisión de artículos acerca de la seguridad en el uso de la hidroxicloroquina, alertando sobre los “serios problemas cardíacos” entre otros efectos nocivos. 

No obstante, los investigadores del Sistema de Salud Henry Ford indicaron que el tratamiento temprano con este medicamento puede ser la clave. “Lo que creemos que era importante en el nuestro … es que los pacientes fueron tratados temprano. Para que la hidroxicloroquina tenga un beneficio, debe comenzar antes de que los pacientes comiencen a sufrir algunas de las reacciones inmunes graves que los pacientes pueden tener con COVID” señaló el Dr. Marcus Zervus,  director del área de enfermedades infecciosas del sistema. Además indicaron que “se necesitan ensayos prospectivos” para una revisión adicional, pero concluyeron que “en esta evaluación multihospitalaria, al controlar los factores de riesgo de COVID-19, el tratamiento con hidroxicloroquina sola y en combinación con azitromicina se asoció con una reducción en mortalidad asociada a COVID-19”.

Estos nuevos resultados traen buenas noticias para la campaña del presidente Trump, quien ha sido fuertemente criticado por alentar el uso de la hidroxicloroquina en el tratamiento del nuevo coronavirus de Wuhan.

Ya en marzo de este año en la Casa Blanca el presidente anunciaba: “Ahora, un medicamento llamado cloroquina, y algunas personas agregarían, hidroxicloroquina, por lo tanto cloroquina o hidroxicloroquina … [ha mostrado] resultados iniciales muy alentadores, muy alentadores”. 

La ola de críticas en los medios y redes sociales fue inmediata acusando al presidente Trump de difundir “falsas esperanzas”, entre otras declaraciones. “El flim-flam más peligroso: falsa esperanza y consejos graciosos” (Salon), “Tratamiento de coronavirus: el Dr. Donald Trump vende aceite de serpiente y falsas esperanzas” (USA Today),  “Trump está extendiendo falsas esperanzas de una cura de virus, y ese no es el único daño” (Washington Post), son algunos ejemplos. 

En la pulseada mediática en relación a este tema, recientes declaraciones de campaña del presidente Trump señalan que “El nuevo estudio del Sistema de Salud Henry Ford debería ser un mensaje claro para los medios y los demócratas: detengan los extraños intentos de desacreditar a la hidroxicloroquina para satisfacer su propia agenda anti-Trump. Puede estar costando vidas”.

Si bien todavía existen discrepancias respecto al uso de la hidroxicloroquina en el tratamiento del virus, estos nuevos hallazgos abren el juego y podrían colocar a este medicamento en el centro de nuevas investigaciones.

Por Cecilia Borrelli