“He visto los documentos”, dijo el exfiscal estadounidense y representante John Ratcliffe (republicano de Texas), al confirmar que el ‘Estado profundo’ de Obama espió la campaña Trump desde el 2015, antes de que se iniciará la investigación sobre una supuesta colusión con Rusia, que resultó falsa.

Ratcliffe dijo que el exdirector del FBI, James Comey, y el exdirector de la CIA John Brennan habían empezado su espionaje ilegal antes de julio de 2016, fecha en la Comey que juró haber comenzado. Ratcliffe lo reveló a Jason Chaffetz en el programa Hannity del 20 de diciembre.

De acuerdo con los documentos mencionados por Ratcliffe, Comey habría faltado a la verdad en un intento por encubrir una acción ilegal

Como una confirmación a la denuncia hecha por Ratcliffe el espía Tony Shaffer escribió un tuit, según el cual los policías Peter Strzok y su novia en el FBI, Lisa Page, tenían la información de que el espionaje contra Trump comenzó a principios de 2015.

El tuit fue cerrado por Twitter, no obstante, el medio alternativo Gateway Pundit guardó una copia del mismo.

La actividad iniciada por el FBI era contraria a las normas expedidas para la institución de vigilancia.

Estas reglas prohíben un espionaje a un estadounidense hasta que se haya abierto una investigación formal, con todo el papeleo.

De acuerdo con lo anterior, la CIA, el Departamento de Justicia y el FBI de Obama comenzaron a trabajar en espiar e infiltrar la campaña de Trump en 2015.

Por otro lado, el informe del inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, publicado el 9 de diciembre, encontró al menos 17 irregularidades en el proceso de investigación iniciado por las entidades de vigilancia del estado contra la campaña del entonces candidato presidencial Donald Trump en el 2016.

Entre ellas que un abogado del FBI alteró la información de un correo electrónico para que la agencia de inteligencia obtuviera una orden de la Ley de Inteligencia Extranjera (FISA por sus siglas en inglés) para vigilar a Carter Page, un exasesor de la campaña Trump.

En este sentido, el excongresista Trey Gowdy dijo al exdirector del FBI, James Comey, que debería estar usando un uniforme de la cárcel, luego de que los informes mostraran que su comportamiento al mando de la institución estuvo por debajo del estándar establecido en al menos tres ocasiones.

Gowdy fue enfático al decir que, aunque no se le había acusado de un delito en particular eso no era suficiente como para sentirse victorioso, según una entrevista publicada por Fox News.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Clinton-China La verdadera colusión (Parte 2)

videoinfo__video2.bles.com||437cd59e6__

Ad will display in 09 seconds