La instancia europea mantiene 78 proyectos en la isla por más de $155 millones. Según Josep Borrell, solo cuatro proyectos están ligados al régimen, pero son varias las acusaciones sobre financiamiento en beneficio del castrismo

Se calcula que son 78 proyectos los que la Unión Europea financia en Cuba. De estos, al menos cuatro serían gestionados por autoridades u organizaciones ligadas al régimen castrista. Sin embargo, el financiamiento del organismo europeo hacia la isla ha sido cuestionado durante varios años.

Los proyectos en conjunto superan el monto de 155 millones de dólares para la agenda de 2030 orientada al desarrollo sostenible, según EFE. Fuentes comunitarias declararon a la agencia de noticias que «solo el 3,8 % va directamente a cuatro proyectos gestionados por dos autoridades locales y por dos ONG».

Sin embargo, el tema puede ser difuso. Es conocido que la UE ha abogado financieramente por la isla en reiteradas ocasiones. Tan solo en 2019 la entonces alta representante de la UE para la política exterior, Federica Mogherin, ofreció más apoyo económico al régimen en pro de reformas que agilizaran la inversión extranjera en ese país. Desde La Habana, declaró lo siguiente:

«Estamos a disposición de las autoridades y del pueblo cubano para compartir nuestras experiencias y brindar apoyo financiero».

Josep Borrell ha negado las acusaciones. El alto representante de la UE para la Política Exterior también ha sido señalado por sus gestos de simpatía hacia el castrismo. Ante el Parlamento Europeo, aseveró que la UE otorga a organizaciones civiles 8,4 millones de euros, de los cuales 7,6 millones “están gestionados por organizaciones de la sociedad civil de la UE, que por definición no son parte del Gobierno cubano”.

Le recomendamos: “ALGO VA A SUCEDER” La INQUIETANTE DECLARACIÓN del GRAL. FLYNN sobre la AUDITORÍA DE ARIZONA

Ad will display in 09 seconds

Sospechoso apoyo a Cuba

Durante una reciente sesión del Parlamente Europeo, varios eurodiputados afirmaron que la UE está concediendo financiación al régimen cubano a través del Servicio Europeo de Acción Exterior, manejado por Borrell. Advirtieron que la sociedad civil queda «excluida» del acceso a los fondos de cooperación y de la participación en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) firmado en 2016.

Sin embargo, el funcionario siguió negándolo. Aseguró que otros 800.000 euros son gestionados por organizaciones de la sociedad civil cubana «seleccionadas cuidadosamente» por la delegación de la UE en La Habana, con las condiciones de que sirvan al interés general o tengan un papel de mediadores entre las autoridades y la ciudadanía.

Analizar todo lo que gira en torno a la Unión Europea, sus representantes y los gestos a hacia Cuba asoma que quizá los eurodiputados podrían estar en lo correcto.

Borrell ha criticado a Estados Unidos por el «bloqueo» a Cuba. Tildó como «abuso de poder» decisiones del anterior presidente, Donald Trump. Mientras tanto, las objeciones contra la dictadura cubana han sido nulas. El representante para los Asuntos Exteriores de la UE aún no ha rechazado la paupérrima calidad de vida de los ciudadanos, el férreo control económico y la persecución a opositores.

Para abril de 2019, la instancia europea amenazó con denunciar al Gobierno de Trump ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). El motivo era la puesta en marcha del Título III de la ley Helms-Burton. Este disponía que ciudadanos estadounidenses pueden reclamar ante tribunales nacionales propiedades confiscadas durante la revolución a cargo de los Castro y los Comandantes Históricos de 1959.

Financiación a universidad castrista

A inicios de junio se dio a conocer que la Unión Europea había entregado tres millones de euros a la Universidad Central de Las Villas en Cuba. Según el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) el monto fue entregado en 2019. La institución es una de las más represivas de Cuba, caracterizada por expulsar estudiantes que piensan diferente, reseñó el portal Periódico Cubano.

Pero además, la UE habría otorgado dos millones de euros para un proyecto de la organización internacional Oxfam que incluía como aliado a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). El Observatorio tilda a esta organización como “el brazo represivo del Partido Comunista para ese sector”.

La acusación también fue negada. «La UE apoya en todo el mundo proyectos educacionales específicos como parte de sus programas de cooperación», dijo a EFE el portavoz comunitario Peter Stano.

Hablan los eurodiputados

Las voces se alzaron en el Parlamento. Una revisión del ADPC fue exigida por Leopoldo López Gil, parlamentario del Partido Popular Europeo. Añadió que la UE debe abogar por «la libertad de Cuba».

La diputada Dita Charanzová opinó de manera similar, recordando que el régimen impide la participación de ONG europeas y cubanas. Destacó que tampoco existe un verdadero diálogo de derechos humanos en Cuba.

El eurodiputado Hermann Tertsch advirtió que la UE está «pagando mucho dinero ilegalmente, a asociaciones que no son sociedad civil».

Todo lo anterior es solo una muestra de lo que pasa entre la UE y Cuba. A pesar de las negativas sobre un presunto financiamiento, declaraciones complacientes van y vienen. La organización europea ciertamente se ha pronunciado contra regímenes autoritarios como el de Nicolás Maduro en Venezuela, imponiendo incluso sanciones. No obstante, los aportes millonarios a Cuba están mereciendo acusaciones que vale la pena poner sobre el tapete.

Oriana Rivas – Panampost.com