Redacción BLesUn grupo de legisladores de la Cámara de Representantes pidió al Departamento de Defensa que justifique la presencia de la Guardia Nacional en el Capitolio, en medio de los planes para mantenerlos allí hasta marzo.

“Nuestra intención es que la sesión informativa cubra las amenazas actuales al Capitolio, la justificación de la decisión de una presencia significativa de tropas hasta mediados de marzo, y los planes para la utilización de las tropas durante el período de tiempo”, escribió al Secretario del Ejército en funciones, John Whitley, el 27 de enero.

También aclararon los 12 representantes que firmaron la carta: “La Guardia Nacional debe ser utilizada como una opción de último recurso absoluto”.

Y agregaron: “Estamos buscando una aclaración y una justificación en nombre de los hombres y mujeres de la Guardia Nacional que nos han mantenido a salvo durante el último mes y año”.

Tropas de la Guardia Nacional de Estados Unidos descargan alimentos cerca del alambre de púas y las vallas de seguridad alrededor del Capitolio de Estados Unidos en Washington, Estados Unidos, 26 de enero de 2021. (REUTERS/Al Drago)

La Oficina de la Guardia Nacional, publicó un comunicado en el que explica parte de sus funciones y el tiempo que permanecerán en el Capitolio.

“La Guardia Nacional del Distrito de Columbia y las fuerzas de la Guardia Nacional de 21 estados apoyarán a los socios federales y locales encargados de hacer cumplir la ley durante las próximas semanas”, dijo.

Y explicó: “Unos 7.000 efectivos de la Guardia Nacional del Distrito de Columbia y de varios estados seguirán prestando apoyo, reduciéndose a unos 5.000 a finales de enero, y continuando hasta mediados de marzo”.

Le recomendamos:

Sus funciones contemplan que: “apoyarán a las autoridades civiles proporcionando seguridad, control de multitudes, apoyo logístico y de seguridad a estas agencias, refiriéndose a  la Policía de Parques, al Servicio Secreto, a la Policía del Capitolio de EE.UU. y al Departamento de Policía Metropolitana de D.C.

Por otro lado, parece que hay preocupación entre los líderes demócratas por las supuestas afirmaciones del grupo patriota QAnon acerca de que el 4 de marzo el expresidente, Donald Trump, será investido por segunda vez, según Politico.

En esa fecha se efectuaba la ceremonia de juramento de los nuevos presidentes, hasta la posesión de Franklin Delano Roosevelt, el 32.° presidente de Estados Unidos.

Algunos de los miembros de la Guardia Nacional se preguntan por qué se les obliga a soportar condiciones similares a las del combate, sin que se les informe sobre la eventual amenaza.

“Francamente, esta no es una ‘zona de combate’, por lo que las condiciones de combate no deberían aplicarse”, comentó un miembro de la Guardia que ha sido desplegado dos veces en Afganistán.

Para el senador Tom Cotton: “La toma de posesión presidencial se produjo sin incidentes. Una vez concluida la investidura y alejadas las amenazas, ha llegado el momento, sí, de enviar a casa a las tropas”.

Cotton también da soporte al envío de regreso a la Guardia Nacional porque no hay una amenaza declarada que las obligue a seguir en posición de combate.

“Pertenezco al Comité de Inteligencia, pero no tengo constancia de ningún informe de amenaza específico y creíble -a diferencia de las fanfarronadas aspirantes y descoordinadas en Internet- que justifique esta presencia continuada de tropas”, afirmó.

José Hermosa – BLes.com