Redacción BLesMientras la Campaña Trump exige legalmente que se respete el derecho a la transparencia electoral de los estadounidenses, seis estados se preparan para emitir la certificación final sobre el ganador de sus votos electorales.

Los estados de Georgia, Nevada, Michigan, Pennsylvania, Arizona, y Wisconsin empezarían a presentar los resultados desde mañana 20 de noviembre y hasta el 1° de diciembre, reseña Bloomberg el 18 de noviembre. 

Dadas las numerosos reclamos por fraude el equipo legal de la Campaña Trump no tiene descanso, y mientras algunas de sus causas son desestimadas por los tribunales de primera instancia son apeladas ante tribunales superiores y muy posiblemente se acuda a la Corte Suprema de Justicia. 

La seguridad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, será reelegido es absoluta tanto en él como en todos los miembros de su equipo, y al parecer en la mayoría de los estadounidenses que también perciben el engaño generalizado en las elecciones.

A pesar de que las autoridades electorales estatales definan al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, como quien obtuvo la mayor cantidad de votos, el ganador de los comicios sería determinado judicialmente luego de resolverse las reclamaciones en curso.

Si no interviene un fallo judicial la certificación estatal equivale a una declaración de ganador, de acuerdo con Michael Morley, profesor asistente de derecho de la Universidad Estatal de Florida, citado por Bloomberg. 

Le recomendamos:

Entre los reclamos pendientes del equipo legal de Trump se encuentran las presentadas en Pensilvania, porque se le concedió a los electores de los condados demócratas la opción de corregir los errores en sus boletas, pero no a los republicanos.

También se impugnan más de 680.000 boletas llegadas por correo y contadas sin que se permitiese la supervisión de los observadores republicanos a una distancia aceptable, para estos. 

Asimismo, la Campaña Trump demandó la descalificación de 10.000 boletas recibidas después del día de la elección.

En Michigan, la campaña de Trump trata de bloquear la certificación de los resultados en el condado de Wayne.

Por otro lado, Trump demandó que en Nevada 15.000 personas que viven fuera del estado habrían votado ilegalmente.

Trump obtuvo la que se considera la mayor votación registrada en Estados Unidos por un candidato presidencial, y sus abogados están seguros de que los resultados finales serán contundentes a su favor, aunque aparentemente Biden los supere.

Al parecer el argumento fuerte del equipo legal de Trump se apoya en el fraude realizado a través de las máquinas de conteo de votos administradas por la empresa Dominion Voting Systems, a la que se atribuye la manipulación engañosa de millones de votos.  

José Hermosa – BLes.com