Redacción BLesRudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, informó que la Campaña por la reelección desistió de la demanda presentada en el estado de Míchigan impugnando los resultados electorales. 

“Esta mañana retiramos nuestra demanda en Michigan como resultado directo de lograr el alivio que buscábamos: evitar que las elecciones en el Condado de Wayne sean certificadas prematuramente antes de que los residentes puedan estar seguros de que cada voto legal ha sido contado y cada voto ilegal no ha sido contado”, dijo Giuliani el 19 de noviembre, según Fox 2 Detroit. 

Por su parte el mismo presidente estadounidense, Donald Trump, comentó la noticia con un parte de victoria. 

“¡Nos retiramos porque ganamos!”, tuiteó el presidente Trump. 

El equipo legal de Trump demandó al condado de Wayne y a la secretaria de Estado Jocelyn Benson, argumentando irregularidades, incompetencia y recuento ilegal de votos. 

También se presentaron otras demandas por causas similares, pero fueron desestimadas.

Si bien para algunas personas el desistimiento de esta demanda puede resultar incomprensible, tal vez resulte oportuno ampliar el contexto.

Justamente hoy, 19 de noviembre, el equipo legal de la campaña Trump ofreció una conferencia de prensa en la que participaron Rudy Giuliani, y las reconocidas abogadas Sidney Powell y Jenna Ellis. 

En esta conferencia se refirieron a los hechos fraudulentos presentados a lo largo de varios estados, y en particular a la empresa Dominion Voting System, que habría enviado, electrónicamente, los votos de los estadounidenses para que fueran contados en Alemania.

Allí el conteo de los votos, posiblemente, fue alterado fuertemente para beneficiar al candidato demócrata presidencial, Joe Biden.  

“No se podía creer que la empresa propietaria de esta maquinaria electoral fuera aliada de Hugo Chávez, es aliada de Nicolás Maduro y aliada de George Soros. ¿Qué tenemos que hacer para llegar a la verdad?”, declaró Giuliani según MSN. 

Y agregó que los votos de Míchigan también fueron contados en el exterior y frente a las enormes dimensiones de este caso, se podría inferir que continuar con la demanda del condado de Wyne resultaría insignificante.

Los votos de Míchigan “estaban siendo contados en Alemania por una empresa venezolana. Propiedad de personas que son aliados de Maduro y Chávez”, reiteró Giuliani. 

Estas afirmaciones de Giuliani fueron corroboradas por Powell en su intervención en la misma rueda de prensa. 

“Tenemos pruebas de que esto vino de Venezuela, de Nicolás Maduro, de Hugo Chávez, de Cuba, y de China que tiene importantes intereses en Venezuela”, señaló Powell. 

Y añadió: “No tenemos ni idea de cuántos funcionarios demócratas pagaron para que las elecciones fueran amañadas a su favor. Este es un esfuerzo masivo y bien coordinado”.

La convicción de Trump junto a la de todos su equipo es de que su reelección será lograda con una diferencia abrumadora, una vez se solucionen las causa legales que serán necesarias para descubrir los fraudulentos manejos que sufrió el proceso electoral estadounidense. 

José Hermosa – BLes.com