Redacción BLes – Casi seis meses después de las elecciones del 3 de noviembre de 2020, el Tribunal Supremo todavía se negó a escuchar un caso sobre una disputa electoral en Pensilvania.

El lunes 19 de abril, el tribunal desestimó una apelación de un candidato republicano al Congreso sobre las medidas de votación por correo del estado.

El Tribunal Supremo escribió en una orden: “Se concede la petición de un “writ of certiorari” (este escrito se presenta cuando no hay derecho a apelar, sino que depende de la discreción del Tribunal verlo o no). Se anula la sentencia y se devuelve el caso al Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Tercer Circuito con instrucciones de desestimar el caso por considerarlo discutible”.

El fallo es el último rechazo del Tribunal Supremo a una serie de casos electorales presentados antes y después de que el expresidente Donald Trump y sus aliados republicanos intentaran anular los resultados de las elecciones de 2020.

El Tribunal Supremo desestimó el lunes la demanda del candidato republicano al Congreso Jim Bognet y cuatro votantes republicanos. En su demanda, cuestionaban la decisión del secretario de Estado de Pensilvania de ampliar tres días el plazo para recibir las papeletas de voto por correo a pesar de las advertencias del Servicio Postal de que la entrega se retrasaría.

Los republicanos alegaron que solo el poder legislativo podía hacer ese cambio, pero el Tribunal Supremo de Pensilvania desestimó su argumento. El Tribunal de Apelación de los Estados Unidos para el Tercer Circuito se negó a decidir lo contrario “sin explicación y sin disentir”, según NBC News.

“Este caso presenta una oportunidad para que el tribunal resuelva estas cuestiones de una manera ordenada sobre la base de la información y los argumentos completos, en lugar de en el ‘expediente de la sombra’ bajo las presiones de tiempo de una elección en curso”, dijo el abogado de Bognet, David Thompson, en los registros judiciales.

Thompson dijo entonces que el Tribunal Supremo del estado “reescribió” los plazos electorales, alegando que la Constitución otorga las normas electorales federales a las “legislaturas estatales” y no a los “jueces estatales”.

“Aunque el día de las elecciones ha pasado, las disputas en torno a estas cuestiones no van a desaparecer”, declaró Thompson. “La intervención de este Tribunal es necesaria para resolver las divisiones en los tribunales inferiores. Los tribunales federales de apelación han llegado a conclusiones directamente contrarias en cuanto a la legitimación de las partes para presentar reclamaciones en virtud de las Elecciones”.

Además de Pensilvania, la Comisión Electoral de Wisconsin también fue acusada de extender inconstitucionalmente el voto en ausencia debido a la pandemia del Virus PCCh.

El ex presidente Donald Trump alegó que los funcionarios electorales de Wisconsin habían violado la ley estatal al establecer buzones de voto en ausencia “no autorizados e ilegales” y permitir que los trabajadores electorales corrigieran los certificados de los testigos del voto en ausencia.

Trump creía que la demanda era esencial para continuar porque podría ayudar a evitar que la historia se repita en el futuro.

Le recomendamos:

“El estrecho margen de tiempo en el que se pueden resolver las disputas legales tras unas elecciones presidenciales pesa mucho a favor de aplicar la doctrina de la ‘capacidad de repetición’ para resolver cuestiones que puedan ser recurrentes. De lo contrario, los actores estatales no legislativos podrían envalentonarse en futuras elecciones presidenciales para hacer aún más cambios de última hora en las leyes electorales estatales contrarios a la cláusula del elector”, dijo el equipo legal de Trump en documentos judiciales obtenidos por Fox News.

Dawn Barlowe – BLes.com