Redacción BLes – El 15 de agosto, el Tribunal Supremo de Texas retiró una orden de restricción temporal sobre la directiva del gobernador republicano de que las máscaras se usen voluntariamente.

Esta decisión impide temporalmente que el tribunal inferior de Bexar y el Tribunal de Apelaciones del condado de Dallas apliquen el mandato de uso de mascarillas que presentaron dos días antes, según el Texas Tribune.

El Tribunal Supremo, compuesto en su totalidad por miembros del Partido Republicano, estuvo de acuerdo con la petición del gobernador Greg Abbott y del fiscal general de Texas, Ken Paxton, de que los texanos tomen sus propias decisiones médicas con conocimiento de causa.

El gobernador es “‘comandante en jefe’ de la respuesta del estado a un desastre” y tiene la autoridad legal para emitir órdenes ejecutivas con “fuerza y efecto de ley”, según el texto de la decisión.

Aunque varias ciudades y condados argumentaron que la rápida propagación de la variante del Delta hace necesario obligar a la gente a cubrirse la nariz y la boca, Abbott dijo que nada impide a cualquier texano hacerlo.

“La prohibición no prohíbe el uso de mascarillas”, dijo en Twitter. “Cualquiera que quiera usar una mascarilla puede hacerlo, incluso en las escuelas”.

Mientras tanto, el fallo del Tribunal Supremo dará a los condados de Bexar y Dallas la oportunidad de argumentar sus casos. Una audiencia sobre el mandato de las mascarillas del condado de Dallas está programada para el 24 de agosto.

El juez del condado de Dallas, Clay Jenkins, afirmó que su política de exigir máscaras faciales en las escuelas públicas, las universidades y las empresas, continuaría a pesar del fallo del Tribunal Supremo.

“El Tribunal Supremo de Texas no anuló mi orden de mascarillas”, dijo en Twitter. “Más bien eliminaron la suspensión de la GA 38 [orden ejecutiva del gobernador]. A menos que reciba un fallo que requiera lo contrario, modificaré mi orden para eliminar la posibilidad de multas a los negocios que no cumplan, pero por lo demás dejaré la orden en vigor”.

Jenkins no quiere que ningún partido político cuestione su mandato sobre la mascarilla.

“Esto nunca debería ser una lucha política”, dijo en Twitter. “Estamos en guerra en nombre de las mamás y los papás, y de los niños contra un virus mortal. Me gustaría que el gobernador se uniera a nuestro lado en la batalla”.

El juez del condado de Bexar, Nelson Wolff, expresó su profunda decepción por la decisión del Tribunal Supremo.

“No es sorprendente porque todos son republicanos y tienen que presentarse a las primarias republicanas”, dijo según la Radio Pública de Texas. “Eso no significa que no vayamos a mantener la batalla para proteger a los escolares de Texas”.

La variante Delta puede infectar a pacientes más jóvenes, aunque en su mayoría no se ven afectados por la enfermedad. Aún así, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades recomiendan el uso obligatorio de mascarillas para todos los estudiantes de primaria y secundaria, independientemente de su estado de vacunación.

También le recomendamos: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”: Épico discurso de Trump (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Abbott quiere menos políticas coercitivas y dejar que los residentes del estado sigan protocolos basados en sus referencias personales. Esto incluye el uso de mascarillas en la escuela.

Sin embargo, el superintendente del Dallas (Texas), Michael Hinojosa, quiere hacerlo obligatorio de todos modos.

“Vamos a continuar con nuestro mandato de mascarilla para mantener a los estudiantes seguros, para mantener a los padres seguros, para mantener a las familias seguras, y -lo más importante- a nuestros maestros que están en la primera línea”, dijo según la emisora.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.