Redacción BLesLa exgerente de Facebook, Frances Haugen, se presentó ante el Subcomité de Protección al Consumidor, Seguridad de Productos y Seguridad de Datos del Congreso, para brindar testimonio sobre la información que posee respecto a las prácticas comerciales de Facebook que, según aseguró, ameritan una acción inmediata del Congreso.

Haugen testificó ante el Senado de los EE. UU., luego de sus explosivas declaraciones en los medios de comunicación denunciando la negligencia del gigante tecnológico que estaría provocando enormes daños en la sociedad mundial.

Durante una entrevista el domingo, Haugen reveló que ella fue quien reveló los documentos internos e investigaciones que mostraban que Facebook conocía los efectos dañinos causados ​​por sus plataformas, los cuales fueron publicados anteriormente por The Wall Street Journal.

En su declaración ante el Senado, Haugen insistió en que la investigación interna de Facebook, publicada por ella, dejó al descubierto tambièn que sus plataformas amplifican el odio, la desinformación y los disturbios políticos, sin embargo la compañía ocultó lo que sabía y continuó trabajando en la misma línea.

“Estoy aquí hoy porque creo que los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia”, dijo Haugen a los senadores. “Debemos exigir que Facebook haga cambios”, agregó. 

La exempleada de Facebook advirtió a los legisladores que existe un vínculo estrecho entre la actividad de la red social y la violencia en las distintas regiones. Los algoritmos de la plataforma de redes sociales facilitan el odio, dijo Haugen, y por lo tanto anteponen las ganancias a la seguridad del usuario.

Según la declaración los daños no se limitan a los efectos adversos provocados en los usuarios, lo cual no es menor, en el peor de los casos la desinformación generalizada en las redes puede provocar el desarrollo de discursos cargados con odio que terminan en enfrentamientos reales que podrían incluso desestabilizar las democracias. 

“Mi temor es que sin acción, los comportamientos divisivos y extremistas que vemos hoy son solo el comienzo. Lo que vimos en Myanmar y ahora en Etiopía son los primeros capítulos de una historia tan aterradora que nadie quiere leer el final”, dijo Haugen.

Lo más grave del asunto es que, según la denuncia, Facebook es perfectamente consciente de esta situación, e incluso promueve el desarrollo de ciertos contenidos que pueden provocar reacciones extremas, las cuales llevan a una mayor interacción en las redes, generando el crecimiento de la plataforma. 

“Facebook entiende que si quieren seguir creciendo, tienen que encontrar nuevos usuarios. Deben asegurarse de que la próxima generación esté tan comprometida con Instagram como la actual. Y la forma en que lo harán es asegurándose que los niños establezcan hábitos antes de tener una buena autorregulación “, dijo. 

Haugen comparó a las redes sociales con la adicción provocada por el cigarrillo. Al mismo tiempo aseguró que los adolescentes no tienen una buena autorregulación, por lo que suelen decir explícitamente cosas como ‘No me siento bien cuando uso Instagram, pero no puedo dejarlo’.

Varios senadores, de ambos partidos, insinuaron que ya estaban trabajando en una legislación para frenar algunos de los excesos de Facebook.

Algunas horas después del testimonio de Haugen, la directora de comunicaciones de políticas de Facebook, Lena Pietsch, emitió una respuesta pública con algunas críticas a la exempleada pero también reconociendo alguno de los puntos señalados.

Aunque Pietsch dijo que Facebook no está de acuerdo con las caracterizaciones hechas por Haugen, la compañía estuvo de acuerdo en que es hora de crear reglas estándar para Internet. 

“Han pasado 25 años desde que se actualizaron las reglas para Internet, y en lugar de esperar que la industria tome decisiones sociales que pertenecen a los legisladores, es hora de que el Congreso actúe”, concluyó Pietsch. 

Andrès Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.