Redacción BLesEste viernes en una cena republicana en el norte del condado de Lincoln, New Hampshire, el senador Tom Cotton anunció que buscará evitar que los oficiales militares enseñen la Teoría Crítica de la Raza y que para eso presentará una legislación, según informó Breitbart News.

Cotton es uno de los republicanos que más está luchando contra la avanzada progresista en la sociedad estadounidense y que desde la asunción de Biden, se está introduciendo cada vez más en las instituciones nacionales.

El anuncio del senador generó una ola de aplausos entre los presentes: “Estoy a punto de exigir a todos estos generales y almirantes que quieren otro ascenso que se comprometan a que no van a enseñar nada como esto [CRT] en sus comandos”.

Para Cotton, la Teoría Crítica de la Raza es un atropello y “hay que combatirla”. Él cree que es totalmente opuesta a la fundación estadounidense y que opone al pensamiento que tenía el  Dr. Martin Luther King, quien dijo “ que debemos ser juzgados por el contenido de nuestro carácter y no por el color de nuestra piel”.

También señaló que por defender lo mismo que Luther King, muchas personas, incluso niños, son perseguidas y boicoteadas debido al adoctrinamiento que están realizando radicales de izquierda.

Según Breitbart News la Teoría Crítica de la Raza es antiamericana y pone al color de piel como lo más importante y no al carácter individual de cada persona.

Siguiendo con esta línea, este miércoles, el senador republicando presentó una legislación para prohibir que escuelas usen fondos federales para escuelas que promueven la Teoría Crítica de la Raza e instituciones educativas que obliguen a estudiantes y profesores a adoptar esta ideología comunista.

Volviendo al ejército estadounidense, Cotton junto a los representantes Dan Crenshaw, Mike Gallagher y Jim Bank solicitaron una evaluación de la situación de la Armada que fue realizada por el Teniente General de los Marines Robert Schmidle y el contralmirante Mark Montgomery, ambos militares retirados.

El pedido fue debido a una serie de accidentes que ocurrieron recientemente, que incluyen el incendio del USS Bonhomme Richard en San Diego, dos colisiones de buques de la Armada en el Pacífico y la rendición de dos pequeñas embarcaciones en Irán.

La evaluación arrojó resultados preocupantes sobre el estado de la Armada de los Estados Unidos.

Durante la investigación se entrevistó a 77 personas que fueron de marineros rasos hasta oficiales de alto rango, en actividad y retirados.

También le recomendamos: MADRE contra la Teoría Crítica de la Raza: “Están abusando emocionalmente de nuestros hijos”

Ad will display in 09 seconds

Los resultados mostraron que no hay suficiente entrenamiento en combate y los marineros prácticamente no saben cómo enfrentar un conflicto real pero hay mucho foco en entrenarlos en la ‘diversidad’; los marineros y oficiales son despedidos al menor error que cometen, lo que da como resultado que nadie tome riesgos; los altos rangos están demasiado enfocados en la prensa y en la reputación superficial y toman decisiones en base a estos en vez de los principios guías de la Armada; hay poca inversión en los entrenamientos, y un mantenimiento escaso de los buques.

“A veces creo que nos preocupa más si tenemos suficientes oficiales diversos que si sobreviviremos a un combate con la armada china”, se lamenta un teniente actualmente en servicio activo. “Es criminal. Creen que mi único valor es el de ser una mujer negra. Pero si rompen nuestro barco con un misil, todos sangraremos del mismo color”.

Y como muestra del peligro que corre Estados Unidos con las políticas marxistas que se están implementando en el ejército, el reporte concluye:

“Los marineros entrevistados para este informe no creen que la Armada priorice la lucha y la victoria porque los líderes de la Armada no hablan de luchar y ganar. El ex secretario de Defensa James Mattis dijo en un testimonio que ‘Estados Unidos no tiene un derecho preestablecido a la victoria en el campo de batalla’. A menos que se hagan cambios, la Armada corre el riesgo de perder el próximo gran conflicto”.

Sebastian Arcusin – BLes.com