Redacción BLes– Varios medios de comunicación pertenecientes al régimen comunista Chino, le brindan apoyo y festejan a priori una posible presidencia del candidato demócrata Joe Biden. El presidente Trump llevó adelante políticas para poner frenos a los atropellos del PCCh en el mundo, al mismo tiempo que Biden buscaría reconstruir una relación con el régimen y su economía opresora. 

El Global Times, de propiedad china, es un reconocido medio de comunicación encargado de transmitir propaganda oficial del PCCh al mundo. Hu Xijin, su editor en jefe, compartió una publicación en su cuenta oficial de Twitter el comentario de un “internauta inteligente”, tal como lo describió Xinjin, que dijo: “Si Biden es elegido, estoy realmente seguro de que la relación entre China y Estados Unidos se normalizará. Porque Beijing es la ciudad de Biden”.

Otros medios de propaganda chinos utilizaron la situación de su rival geopolítico buscando provocar una frivolidad hostil respecto a las elecciones. La Televisión Central de China (CCTV), se burló de la democracia diciendo: “Estados Unidos, el perdedor de las elecciones”.

Otro medio estatal en Hong Kong escribió que, “la llamada democracia al estilo estadounidense se ha convertido en una broma.”

Los propagandistas chinos publicaron artículos que indicaban preferencia por el exvicepresidente Joe Biden en los meses previos a las elecciones. Tal fue el caso del Global Times, que expresó abiertamente que Biden es considerado un candidato más “predecible” en el manejo de las relaciones, en comparación con el presidente Trump “quien ha demostrado ser perjudicial para el comercio con China”.

El comunicado del Global Times también agregó: “En comparación con Sanders y Trump, China está más familiarizada con Biden”.

No es difícil entender por qué el régimen comunista chino prefiere a Biden como presidente, teniendo en cuenta que el candidato tiene un importante historial colaborando con el régimen chino en su incorporación al comercio mundial, al mismo tiempo que su familia se benefició inmensamente de acuerdos millonarios con empresas de propiedad del Partido Comunista Chino, tal como informó oportunamente Bles.

Por el contrario el presidente Trump no solo generó un límite con el régimen chino respecto a sus negocios con el mundo entero, sino que fue el primer presidente, junto a sus funcionarios, que condenaron abiertamente los constantes abusos en derechos humanos por parte del régimen, la persecución a minorías religiosas y la explotación de los cientos de miles de detenidos ilegalmente en campos de trabajo forzado.

Andrés Vacca – BLes.com