Redacción BLesMientras el mundo condena la toma de poder de los talibanes en Afganistán, el régimen chino y su aparato de propaganda celebra la conquista del grupo radical mostrando una imagen idílica de la nueva realidad que está viviendo el pueblo afgano. Incluso el Partido Comunista Chino (PCCh) ofreció rápidamente “amistad y cooperación” a los extremistas islámicos en declaraciones oficiales el lunes.

El lunes las tapas de los diarios occidentales mostraban la terrible situación que se vivía en Afganistán tras la toma de poder de los talibanes en Kabul, la capital, de donde cientos de miles de afganos buscaban desesperadamente la forma de escapar. 

Pero el mensaje transmitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de China fue completamente diferente y describió la toma de los talibanes como “la elección y la voluntad del pueblo afgano”.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, se refirió curiosamente a la ocupación militar de Kabul por los talibanes como una “tregua”, al mismo tiempo que, según informes, los violentos talibanes iban de puerta en puerta en las ciudades capturadas para perseguir a los funcionarios del gobierno civil derrocado, matando a mujeres que buscan empleo y educación, y arrastrando a niñas de 12 años como novias yihadistas.

Mientras las embajadas de las principales potencias cerraron sus puertas y sus funcionarios buscaban la forma de escapar de Afganistán, la embajada del régimen chino “sigue funcionando con normalidad, y su embajador y el personal de la embajada permanecerán en sus puestos”, informó el South China Morning Post (SCMP).

Los medios de propaganda comunista, presentaron la noticia a los ciudadanos chinos como una supuesta victoria de bien común, que brinda felicidad y prosperidad para el pueblo afgano.

“Es un día soleado en Kabul. Los trabajadores afganos que han custodiado el barrio chino durante toda la noche están durmiendo. Los puestos de desayuno volvieron a aparecer en las calles con vendedores sonrientes, felices de que ningún funcionario pueda venir a multarlos por un tiempo. Las tropas occidentales se están yendo apresuradamente sin el espíritu que tenían cuando llegaron por primera vez … Los empresarios chinos que permanecen en el país están presenciando cambios históricos”, se pudo leer en el medio chino The Global Times el lunes.

Le recomendamos: Médico CUESTIONA con datos los MÉTODOS de prevención del virus

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El régimen chino no reconoció al anterior gobierno talibán, sin embargo esta vez no dudó en dar la bienvenida y apoyar a los extremistas a pesar que la comunidad internacional en términos generales condenó la situación. 

El medio Al Jazeera repasó el martes una lista de razones para el cambio de actitud de las autoridades comunistas en China, que van desde su goce por una derrota masiva de Estados Unidos hasta sus intereses económicos de la Franja y la Ruta en Afganistán.

La afinidad del régimen chino con los talibanes se develó a finales de julio, cuando la avanzada de los extremistas en los poblados de Afganistán ya era noticia, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió con altos líderes talibanes en la ciudad de Tianjin, en el norte de China.

Ya en ese entonces, la reunión se consideró como un paso significativo en la nueva alianza entre el régimen comunista y el resurgimiento del grupo islamista que buscaba gobernar Afganistán luego de la confirmación de la salida de las tropas estadounidenses.

Según informes oficiales, Wang Yi se reunió con el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, quien encabeza el comité político del grupo. Baradar estuvo acompañado por los jefes de los comités religiosos y publicitarios de los talibanes.

Tras el anuncio de la retirada completa de las tropas estadounidenses de Afganistán, los talibanes han ampliado rápidamente su presencia, controlando grandes extensiones del país hasta llegar el pasado domingo a la capital Kabul, donde finalmente confirmaron el dominio del país entero.

El régimen comunista chino hace alarde de su intervención en Afganistán como una supuesta misión para llevar la paz y la reconciliación a su complejo tejido social. Paralelamente, ha anunciado la extensión de su corredor económico “Belt and Road” a lo largo de su territorio, según informó el Daily Mail

Tras el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses en Afganistán, el régimen chino anunció un plan de inversión de 62.000 millones de dólares en el país devastado por la guerra.

Andrés Vacca – BLes.com