Redacción BLes– En una conferencia de prensa el día viernes, el presidente Trump se manifestó nuevamente en contra de la votación por correo. Y culpó a los demócratas por promover este sistema de votación que, según anticipó, traerá caos, confusión y un posible fraude.

El presidente Trump calificó la votación por correo como una “estafa” durante una conferencia de prensa el viernes. Según ha explicado en varias oportunidades, no se manifiesta en contra de un uso racional del voto por correo, es decir que aquellas personas que verdaderamente no pueden asistir a lugares públicos para emitir su voto lo puedan hacer. 

Según Trump, bajo ningún punto de vista se debería hacer un uso masivo de esta metodología de voto, por la simple razón que el sistema de correos en Estados Unidos es obsoleto e ineficiente, lo que provocaría un colapso total y resultados no confiables. 

Por el contrario, el Partido Demócrata está promoviendo abiertamente que la gente emita su voto por correo, lo que deja en evidencia que están buscando el colapso, el caos y la confusión.

“Están enviando decenas de millones de papeletas a todo el mundo, gente que no las esperaba. La gente se está inundando de papeletas, se los llenará de papeletas”, dijo Trump el viernes.

En muchos de los estados más poblados, gobernados por demócratas, han optado por enviar las boletas automáticamente por correo a todos los residentes. El resultado es que se está llenando de boletas a todos los ciudadanos, incluso aquellos que no las solicitaron, porque verdaderamente no las necesitaban. Esta ridícula situación además de generar un enorme gasto innecesario, sin duda está exponiendo el sistema de correos a un posible colapso por exigirle una labor para la cual no tiene estructura ni está preparado.

Al respecto Trump se preguntó: “¿A dónde van estas papeletas? ¿Quién las envía? ¿Quién las firma?”, tratando de mostrar por qué cree que votar por correo es inseguro.

Estas afirmaciones del presidente Trump no provienen de un pensamiento fantasioso, existe evidencia empírica sobre lo mal que funciona el sistema de voto por correo. Un ejemplo concreto y reciente es el caso de las elecciones primarias de Nueva York.

Según una nota del NY Post, La Junta Electoral de Nueva York recibió 403.103 boletas por correo para las primarias presidenciales demócratas del 23 de junio, pero los resultados publicados en el sitio oficial fueron solo 318.995.

Eso significa que no se contaron o se invalidaron 84,108 votos. Prácticamente uno de cada cuatro sobres de votación por correo fue descalificado. Principalmente las causas de impugnación fueron: la llegada fuera de término de los sobres, la ausencia de la firma del votante o la falta de sellos de seguridad.

“Una tasa de anulación del 26 por ciento es asombrosa. Es muy preocupante”, dijo Arthur Schwartz, quien representó a varios candidatos en una demanda federal que alega que los votantes estaban privados de sus derechos sobre el manejo de las boletas por parte de la Junta Electoral y el Servicio Postal, según informó Fox News.

Este tipo de evidencia pone de manifiesto tan claramente la fragilidad del sistema postal, que cuesta creer que una persona que fomente el uso del voto postal no tenga otra intención que no sea buscar generar el caos y la confusión. 

Trump, no solo culpó a los demócratas por el aumento de las papeletas por correo, también aseguró que ellos “saben que va a ser un desastre”, “van a faltar millones de boletas”, agregó. “Va a haber fraude, es un desastre. Esta será la mayor estafa de todos los tiempos”, dijo Trump a los periodistas al concluir su conferencia de prensa.

Andrés Vacca – BLes.com