Redacción BLes – El presidente de la Cámara de Representantes de Texas, el republicano Dade Phelan, firmó órdenes de arresto civil para los demócratas que se niegan a regresar a sus funciones en Austin, Texas, EE. UU. El presidente de la Cámara acusó al grupo de interrumpir los esfuerzos del GOP para aprobar la legislación de reforma electoral en el Estado de la Estrella Solitaria.

La medida se produjo después de que el Tribunal Supremo de Texas dictaminara que los agentes de la ley pueden detener a los 52 demócratas en cuestión y devolverlos al Capitolio estatal. La Cámara de Representantes del estado también aprobó la legislación que autoriza la acción. Las órdenes de detención no se aplican a 15 demócratas de la cámara baja.

El juez estatal de distrito Brad Urrutia (demócrata) había emitido previamente una orden de restricción temporal que protege al grupo de ser detenido. Sin embargo, el Tribunal Supremo del estado, controlado por el Partido Republicano, anuló la orden el 10 de agosto.

Según el Texas Tribune, el secretario de armas de la Cámara de Representantes, Michael Black, comenzará a reunir a los legisladores ausentes una vez que reciba las órdenes judiciales.

No se aplicarán cargos penales ni sanciones a ningún demócrata texano detenido. Los funcionarios elegidos simplemente serán entregados directamente a la Cámara de Representantes. Su ausencia ha pospuesto repetidamente la aprobación de la legislación liderada por el GOP.

Varios miembros del grupo ya han regresado a su estado natal, pero todavía no habían llegado al pleno de la Cámara en el momento de la publicación.

La sesión legislativa requiere un quórum de al menos 100 miembros presentes. A la cámara solamente le faltan cuatro votos para alcanzar el número mínimo, con 96 asistentes según National Public Radio.

Al parecer su regreso ha suscitado cierto conflicto interno, ya que los 52 demócratas siguen resistiéndose a aprobar el proyecto de ley sobre el derecho al voto en el Congreso. De hecho, los miembros del grupo siguen instándose unos a otros a evitar el desempeño de sus funciones y a paralizar el proceso de votación durante el mayor tiempo posible.

Los republicanos del estado intentaron aprobar el proyecto de ley desde mayo, argumentando que la medida es esencial para que las elecciones sean más fiables porque hace más difícil hacer trampas. Los demócratas del estado afirman que el proyecto de ley infringe el derecho al voto y afirman que los votantes de color se verán perjudicados.

El enfrentamiento comenzó el 30 de mayo, cuando los demócratas de Texas abandonaron dramáticamente el Congreso para impedir que se reuniera el quórum momentos antes de que se aprobara el proyecto de ley.

Desde entonces han prometido bloquear indefinidamente la aprobación de la legislación. Sin embargo, sus compañeros republicanos se niegan a renunciar a fomentar unas elecciones más fiables y transparentes.

El 12 de julio, el grupo huyó a Washington, donde esperaba que el Congreso estadounidense aprobara una medida federal sobre el derecho al voto.

También le recomendamos: Insólito: Bill Clinton y Cuomo dan las mismas ‘respuestas guionadas’ a las acusaciones en su contra por abuso sexual (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Tras pasar un mes en el capitolio de la nación, esto parecía menos probable, lo que hizo que al menos un legislador expresara su frustración.

“¡Hoy nos habéis tirado todos debajo del autobús! ¿Por qué?” dijo la representante estatal Ana-Maria Ramos (demócrata) en Twitter.

La representante estatal Celia Israel (demócrata) compartió un punto de decepción similar.

“No he sacrificado mi negocio y mi familia en las últimas semanas para simplemente abrir la puerta a una orden civil basada en la política de la derecha, y complaciendo al 5 por ciento de los votantes”, dijo según el Texas Tribune. “Es triste que se haya llegado a esto”.

La representante estatal Evelina Ortega (demócrata) ha regresado a su casa en El Paso, Texas.

“Creo que es una pena que el gobernador y los republicanos… estén utilizando realmente la táctica más sucia que tienen a su alcance”, dijo según el periódico. “Para mí se trata de una toma de poder. Me alegro de mantenerme al margen y seguir luchando contra ellos”.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.