Redacción BLes – Una madre revirtió con éxito su aborto químico, luego de arrepentirse y aplicar un protocolo que el Estado de Indiana promulgó el pasado mes de abril, por el cual se garantiza el consentimiento informado sobre la reversión de la píldora abortiva (PRA). Dicha ley se encuentra amenazada por Planned Parenthood y otros partidarios del aborto, quienes el pasado martes presentaron demandas contra el estado de Indiana con el fin de bloquearla. 

Daysha Neely, dio a luz a su hijo sano el pasado mes de marzo, a pesar de haber ingerido una dosis de la píldora utilizada en los abortos químicos, luego de tomar conocimiento que existía un protocolo de reversión de la píldora abortiva. 

Neely fue una de las que testificó ante los legisladores de Indiana sobre el éxito de PRA mientras se estaba considerando la ley, según informó Pregnancy Help News. 

El gobernador de Indiana, Eric Holcomb (R), luego de que el proyecto de ley se abriera paso en la legislatura estatal, promulgó la ley HB 1577 / HEA 1577 el 29 de abril de 2021. La misma exige que los médicos que realizan abortos notifiquen a las mujeres que buscan un aborto químico, que es posible revertir los efectos del medicamento abortivo si cambian de opinión antes de tomar una segunda dosis. 

Dicha ley que está prevista que entre en vigor el 1 de julio de 2021, está siendo amenazada por la clínica abortista Planned Parenthood, que presentó demandas para bloquerla el pasado martes, junto con varios otros proveedores de servicios de aborto. 

El gigante del aborto sostiene que “no hay evidencia científica creíble o confiable” para el protocolo de reversión de la píldora abortiva, a pesar de que las estadísticas muestran que más de 2,000 vidas se han salvado gracias a PRA, según el reportó Heartbeat International.

Planned Parenthood también argumenta en su demanda contra del consentimiento informado para que se aplique el protocolo PRA, diciendo que las mujeres se someterán a abortos pensando que luego pueden revertirlos.

Pero el aborto quimico de Daysha Neely se revirtió con el protocolo APR, una muestra más que certera de que la reversión es posible, lo que deja sin sustento el argumento de la clínica abortista. 

La mujer le contó a los legisladores que después de haber tomado la primera dosis de píldora abortiva se arrepintió y de inmediato y llamó a su proveedor.

“Me dijeron que no podía detenerlo y que tenía que tomar el resto de las pastillas o sangraría mucho”, contó Neely.

Tras esta respuesta buscó desesperada en Internet algo que pudiera hacer, encontrando la página Reversión de la píldora abortiva (APRN, por sus siglas en inglés) quienes la contactaron con un médico que le administró el tratamiento de la PRA.

El protocolo PRA es un tratamiento utilizado durante décadas para prevenir el aborto espontáneo. Pero es constantemente difamado por partidarios y promotores del aborto, con la ayuda de los medios que apoyan el aborto.

Le recomendamos: El MENSAJE más IMPORTANTE de Trump: “Somos una nación bajo Dios”

Ad will display in 09 seconds

Según informó Life News, un estudio de 2018 mostró que hasta el 64% -68% de los embarazos se salvaron mediante la reversión de la píldora abortiva. 

La Dra. Christina Francis, Presidenta de Junta de la Asociación Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos Pro-Vida (AAPLOG), también testificó antes los legisladores diciendo que se siente obligada a contrarrestar la información errónea sobre PRA que publica regularmente la industria del aborto.

“Si realmente nos importa que las mujeres puedan tomar decisiones informadas, esto debería incluir saber que hay una opción si cambian de opinión”, concluyó Francis. 

Entre tanto Christa Brown, directora de Medical Impact de Heartbeat International elogió a Daysha por compartir su historia. “Daysha hizo un gran trabajo expresando gratitud por su cambio”, dijo Brown.  

Agregando que “Las mujeres en crisis a menudo sienten que el aborto es su única opción, ya que enfrentan grandes desafíos. Sin embargo, después de tomar el primer medicamento, muchas se dan cuenta de que tal vez quieran continuar con sus embarazos y nos contactan desesperados para saber si todavía hay esperanza”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com