Nicolás Maduro Guerra dijo ser consciente de que los ataques a la propiedad privada no han favorecido la imagen del régimen socialista que su padre heredó del fallecido Hugo Chávez.

El brutal régimen de Nicolás Maduro está desesperado por atraer nuevas inversiones, luego de que Rusia, Irán y China tuvieran que cerrar la canilla por la masiva crisis económica del 2020.

Ante esta situación, y en una reciente entrevista para la agencia francesa de noticias AFP, Nicolás Maduro Guerra, hijo del dictador homónimo, dijo que el régimen de su padre “ha equivocado el rumbo económico” pero que ahora están trabajando para corregirlo.

Este mea culpa es poco creíble, y mientras Maduro podría dar marcha atrás con las expropiaciones, como por ejemplo re-privatizando las industrias que estatizó, parecería que la única promesa es no volverlo a hacer. Esto no genera confianza ni en inversores extranjeros ni en los mismos empresarios venezolanos.

“Los empresarios no pueden sin el gobierno y el gobierno no puede sin los empresarios. Apostamos porque esta ley sea un punto de inflexión para la confianza y genere oportunidades para que el país crezca y desarrolle”, afirmó sobre la propuesta de Ley Orgánica de Zonas Económicas Especiales, que el chavismo espera sancionar en julio.

Esta Ley creará algunas zonas del país que serán focos de inversión capitalista, ya que se reducirán los impuestos significativamente y se eliminarán las trabas aduaneras para el comercio exterior. Estas zonas de promoción económica son un exitoso invento de los 70s que aplicó el dictador chino Deng Xiaoping.

También le recomendamos: El Proyecto “Blue Beam” y la llegada del “Nuevo Mesías” (Video)

Ad will display in 09 seconds

Las primeras cuatro Zonas Económicas Especiales Chinas (ZEEC) se establecieron en 1979, en Shenzhen, Shantou y Zhuhai están ubicadas en la provincia de Guangdong, y Xiamen está ubicada en la provincia de Fujian. Estas ciudades se convirtieron rápidamente en potencias capitalistas en medio de un país devastado por el comunismo, y desde entonces le otorgaron un crecimiento económico a China que les permitió mantener la dictadura en pie.

“Los opositores se dedicaron a tratar de tumbar el gobierno por cualquier vía. Y nosotros seguramente cometimos errores, somos humanos, estábamos al calor de esa lucha y no le hizo bien al país, esa lucha no le hace bien a nadie”, señaló Maduro Guerra, político y licenciado en economía. “De repente alguna expropiación fue injusta”, reconoció.

Por Derechadiario.com.ar