Redacción BLes– El segundo hijo del presidente, Eric Trump, retuiteó una nota del Washington Examiner que se titula “Los Dallas Cowboys dicen que tienen “luz verde” para protestar por el himno nacional” y sentenció “El fútbol está oficialmente muerto… y ya no es el “deporte de América”. Adiós NFL… me voy,” según un artículo de Breitbart.

Jerry Jones, el dueño de los Dallas Cowboys, una vez fue un fehaciente defensor de los símbolos patrios, había dicho “Si estamos faltando al respeto a la bandera, entonces no jugaremos. Punto,” según un artículo de octubre de 2017 de Breitbart

Pero el clima ha cambiado, o por lo menos eso quieren mostrar los medios de comunicación principales a los estadounidenses, y ahora Jones pidió a los fans de los Cowboys que respeten la idea de que los jugadores tienen diferentes opiniones.

“Eso es lo grandioso de América: Todo el mundo es diferente”, dijo Jones. “Si nuestros jugadores están ahí, entienden y respetan lo que es América en relación a la bandera. Se los aseguro. Espero que nuestros aficionados -y creo que lo harán- entiendan que nuestros jugadores tienen problemas en los que necesitan ayuda. Necesitan la ayuda de la mayoría de los Estados Unidos”.

El 1 de septiembre, el comisionado de la NFL, Roger Goodell dijo: “La NFL está con la comunidad negra, los jugadores, clubes y aficionados. Enfrentar el racismo sistémico reciente con medidas tangibles y productivas es absolutamente esencial”, según la agencia de noticias AP.

Según un artículo de Fox News, como parte de sus iniciativas de concientización sobre la justicia social, la NFL permitirá a los jugadores llevar calcomanías en la parte posterior de los cascos, o parches en las gorras de los equipos, mostrando nombres o frases para honrar a las víctimas del racismo y/o la brutalidad policial.

Troy Vincent, ejecutivo de la NFL dijo que vio un cambio en los dueños de los clubes, que unos años atrás nadie les hubiera prestado atención a estos temas.

El propietario de los Philadelphia Eagles, Jeffery Lurie, dijo que algunos de sus amigos dueños de clubes están “avergonzados de nuestro país”, y tienen programadas reuniones para discutir qué pueden hacer para ayudar más con respecto a las injusticias sociales.

La muerte de George Floyd en mayo de este año en Minneapolis, fue lo que disparó las protestas por la brutalidad policial y así llamado ‘racismo sistémico’ a lo largo del país. Desde entonces, incidentes similares como el de Kenosha han sido utilizados como justificaciones para saquear, incendiar, destruir e incluso matar en cada protesta convertida en disturbio. 

Por supuesto, la muerte de Floyd fue una tragedia que se podía haber evitado si la policía procedía de otra manera, pero hay una distancia muy larga entre lo que sucedió con George Floyd y lo que la izquierda quiere afirmar: que los blancos en Estados Unidos son racistas y que el sistema tiene que ser destruido. 

La liga de básquet, NBA, también inició su temporada con casi la totalidad de sus jugadores arrodillándose durante el himno nacional antes del juego y con el mensaje de “Black Lives Matters” en sus remeras. Pero quizás la NFL no tomó nota de que la NBA perdió notablemente su audiencia desde entonces y que el movimiento marxista de Black Lives Matters no encaja con los valores estadounidenses.

Entonces, quizás Eric Trump no está tan desacertado y si la NFL sigue el mismo camino que la NBA, realmente muestra que el fútbol está muerto.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com