Redacción BLes– Michael Pack como nuevo director de la Agencia de Medios Globales de los Estados Unidos (USAGM) causó revuelo al efectuar despidos y cambios drásticos en la Voz de América, Radio Free Asia y el resto de la agencia ahora a su cargo.

Pack está revisando los visados de los periodistas extranjeros vinculados a USAGM y también realizando ajustes en la políticas emanadas de Washington, lo que denotaría preocupación en EE. UU. por la censura y la desinformación de la que se acusa al régimen chino.

Por otro lado, busca las posibles medidas de contraataque, según el medio South China Morning Post (SCMP) del 23 de julio.  

“Era evidente que se requería un comienzo limpio”, escribió Pack en un artículo de opinión en el New York Post el 8 de julio.

La misión de la Oficina de Política de la USAGM (POL) es producir – como se establece en la Ley de Radiodifusión Internacional – ‘editoriales, difundidos por la Voz de América, que presentan los puntos de vista del Gobierno de los Estados Unidos’, según USAGM.

La propia Carta de la Voz de América (VOA) declara que la VOA no sólo ‘presentará las políticas de los Estados Unidos de manera clara y eficaz’, sino que también ‘dará una proyección equilibrada y completa del pensamiento y las instituciones estadounidenses importantes’.

No obstante, la Cámara de Representantes busca ejercer más control para limitar la influencia de la Administración Trump, buscando mayor independencia editorial, a lo cual alude el término “firewall”.

“Las recientes acciones del director ejecutivo (CEO) de la USAGM … plantean serias dudas sobre el compromiso de la agencia de mantener el firewall y de mantener los más altos estándares de periodismo profesional”, señaló el informe del Comité de Apropiaciones.

Por su parte desde la Administración Trump se enviaron reclamaciones a la Voz de América porque, aparentemente, seguía una línea informativa que replicaba los mensajes emanados desde el régimen chino.

Se presentan como ejemplos el haberse hecho eco de la celebración en Wuhan del fin de su cuarentena, y la difusión de los datos sobre los contagios y muertes generados por el virus PCCh en China, calificados como falsos desde Washington.

“En medio de una pandemia, la Voz de América gasta su dinero para promover la propaganda extranjera”, divulgó la Casa blanca el 10 de abril. Posteriormente el presidente estadounidense Donald Trump llamó al medio de “asqueroso”.

Por su parte, Radio Free Asia y su servicio en idioma uygur,  fue el primer medio de comunicación en el mundo que expuso el encierro masivo de uygurs y otros grupos étnicos minoritarios musulmanes en campamentos en China, según SCMP.

También ayudó a exponer las falsas estadísticas oficiales del Virus PCCh (Partido comunista de China) en territorio chino, e investigó la veracidad de otros hechos llamando a las funerarias y contando cuántas urnas se estaban devolviendo a las familias.

Pack, asimismo, dio relevancia a los editoriales, dada la función que están llamados a cumplir. 

“Durante décadas, desde la Guerra Fría, los editoriales de la VOA sirvieron con éxito al interés nacional de nuestro país difundiendo el ideal de la libertad de expresión y otros derechos humanos a millones de individuos en regímenes cerrados”, enfatizó Pack, según USAGM

Los medios a cargo de la USAGM son cinco y cubren una audiencia de alrededor de 400 millones de personas, su presupuesto depende el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Jose Hermosa – BLes.com