Redacción BLes – Beijing pide a EE.UU. que dé marcha atrás en otros temas si quiere cooperar con el esfuerzo del cambio climático.

China, famosa por su contaminación y por ser una fuente importante de gases de efecto invernadero a nivel mundial, había sido reconocida como un actor fundamental en el plan de Estados Unidos para que los líderes mundiales se comprometieran con su proyecto de reducción de las emisiones de gas metano.

Las consecuencias del cambio climático han empezado a golpear con fuerza en los últimos años, incluyendo implacables incendios forestales, inundaciones y destructivas olas de calor.

China es el país que más emisiones de gas metano produce en el mundo, con un 27% en 2019. El segundo nombre de la lista es Estados Unidos, con un 11%.

Sin embargo, Beijing no aceptaría seguir el esfuerzo liderado por Estados Unidos a menos que este país deje de presionar a China en otros temas.

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dejó claro el jueves 16 de septiembre cuáles eran las condiciones para la cooperación del país comunista: Estados Unidos debe dejar de presionarle por otras cuestiones, como los abusos de los derechos humanos que afectan a grupos minoritarios y religiosos.

“Con su agresión militar en el mar de China Meridional, con su continuación del genocidio en la provincia de Xinjiang, con su violación de la prioridad cultural, lingüística y religiosa del Tíbet, con su supresión de la democracia en Hong Kong, y también en otras partes de China…”, dijo Pelosi, según NationalReview.

“La situación con China se está endureciendo, está empeorando”, dijo.

China ha sido objeto de críticas internacionales por el genocidio contra la minoría musulmana uigur y otros grupos religiosos y espirituales. Los investigadores descubrieron en fotografías por satélite campos de concentración en la zona de Xinjiang, donde reside el pueblo uigur.

Los supervivientes de estos campos habían denunciado torturas, violaciones sistemáticas, trabajos forzados, esterilización forzada, sustracción forzada de órganos y muchos otros delitos.

El abuso de los derechos humanos fue uno de los pocos temas sobre los que ambos presidentes rivales de Estados Unidos compartieron las mismas opiniones. Recogiendo el testigo de su predecesor, Biden impuso más sanciones contra funcionarios chinos relacionados con la opresión religiosa y de minorías.

Estados Unidos, al igual que otros líderes mundiales, había prometido la neutralidad de la contaminación climática en 2050. Pero, según Reuters, el gobierno de Biden también estableció un nuevo y ambicioso objetivo de reducir el 52% de sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

El presidente chino, Xi Jinping, declaró que China alcanzará el pico de contaminación climática a finales de esta década y se convertirá en neutral en 2060. Esto es una década más de lo que Estados Unidos y otros líderes mundiales habían prometido.

“El equilibrio de poder e influencia de las dos partes ha cambiado”, dijo Zou Ji, el presidente de la Fundación de la Energía de China, que formó parte de la delegación china en las conversaciones de París de 2015, según Reuters.

Según el New York Times, China y Estados Unidos llegaron a un acuerdo sobre la crisis climática, pero los detalles de esa negociación no han sido revelados.

“Es muy importante que intentemos mantener esas otras cosas alejadas, porque el clima es una cuestión de vida o muerte en muchas partes del mundo”, dijo el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, que había estado en China para discutir la crisis climática.

Los críticos habían advertido del peligro de intercambiar la reducción de las emisiones de gases con el abuso de los derechos humanos en China.

“Los que vivimos a la sombra de Beijing sabemos que no hay nada “progresista” en hacer la vista gorda ante sus abusos”, escribieron los periodistas Alex Chow, Jessica Leung y Jeffrey Ngo en un artículo de opinión publicado en Slate.

Hablando de funcionarios estadounidenses que recogen las condiciones de China, el senador republicano de Florida Marco Rubio, coautor del proyecto de ley bipartidista sobre los trabajos forzados de los uigures, aseveró que “el enfoque único en el clima les llevó a restar importancia al genocidio en Xinjiang”, según The Associated Press.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.