Redacción BLesLos estados republicanos de Florida y Texas, donde los habitantes no están obligados a usar mascarillas, registran muchos menos casos de virus PCCh (Partido Comunista de China) que el estado demócrata de Nueva York, donde los habitantes están obligados a llevarla. 

Esta es una evidencia de la exitosa política de los gobernadores, Ron DeSantis, de Florida y Gregg Abbott de Texas, de acuerdo con los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por la sigla en inglés) de Estados Unidos, según Breitbart del 22 de marzo. 

Los datos de los CDC muestran que en Texas surgieron 94,6 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, en los últimos siete días. En Florida fueron 142,4 casos por cada 100.000 habitantes, en el mismo tiempo. 

En tanto que en el estado de Nueva York, excluyendo la ciudad se notificaron 213,8 casos por cada 100.000, en los últimos siete días. Simultáneamente, la ciudad de Nueva York informó de 260,6 casos por cada 100.000, en el mismo periodo de tiempo. 

En conjunto, Nueva York informó en la última semana, casi 15.000 casos más de virus PCCh que Florida y más de 18.000 más que Texas, a pesar de obligar a sus habitantes a usar las protecciones faciales. 

Por su parte, los medios izquierdistas no dejan de criticar a los estados que han demostrado lo acertado de sus decisiones, que no solo redundan en beneficio de la salud de sus votantes, sino también de su economía y bienestar en general.

Le recomendamos:

DeSantis, condenó los intentos de imponer, adicionalmente, el pasaporte de vacunación que ya es prioritario en varios países, y prometió a sus ciudadanos que no lo haría obligatorio. 

“El pasaporte de vacunas es una idea terrible. Definitivamente no vamos a exigir nada desde la perspectiva del estado. Eso está totalmente fuera de la mesa”, agregando: “Si tengo empresas que quieren hacer eso en Florida, creo que eso es más que una decisión privada”. 

Luego continuó ampliando sobre el tema: “Mira, si quieres ir al cine o a un concierto, todo esto, ve. Si no quieres, no lo hagas. Pero exigir a alguien que muestre algún tipo de prueba de vacunación, creo, es completamente inaceptable, y no es algo que vayamos a apoyar aquí de ninguna manera en Florida”, aseguró DeSantis.

El “pasaporte de la vacuna”, ya implementado en China, certifica digitalmente que una persona recibió una vacuna contra el virus PCCh, el mismo está vinculado con el “sistema de crédito social” de China, el cual juzga a todos los ciudadanos y les otorga “puntuaciones” numéricas en función de cuánto aprueba el régimen su comportamiento como ciudadano.

De aprobarse una medida así en EE. UU. tendría mucha resistencia, teniendo en cuenta que el cuarenta y uno por ciento de los estadounidenses no está dispuesto a recibir una vacuna contra el virus PCCh, según mostró una encuesta de Harvard CAPS-Harris publicada a comienzos de marzo.

José Hermosa– BLes.com