Redacción BLes– La violencia armada en la ciudad de Chicago, Illinois, Estados Unidos, ha causado este año un elevado índice de menores de 17 años o menos baleados, informó la policía.

Durante el tiempo transcurrido ya han sido heridos por las balas 261 niños, de los cuales murieron 41, informó Fox News del 10 de septiembre.

La peligrosidad ha aumentado significativamente en Chicago, lo cual se puede apreciar en el hecho de que tan solo durante el fin de semana pasado fueron baleadas 61 personas, de las cuales fallecieron 6.

La madre de un niño de cuatro años que falleció el 3 de septiembre, Angela Gregg, dijo que desconocía las razones, pero dijo que su hijo “no debía perder la vida a los 4 años, y que alguien tiene que dar un paso adelante y decir algo”.

El nivel más alto de violencia se registró la semana del 4 de julio cuando los baleados llegaron a 100, momento en el cual la alcaldesa demócrata, Lori Lightfoot, pidió ayuda al presidente, Joe Biden, quien presentó algunas propuestas relacionadas con el uso de las armas. 

Es de recordar que Lightfoot recortó el presupuesto de la policía tras las protestas violentas registradas el año pasado por los grupos marxistas Black Lives Matter y Antifa, por la muerte de George Floyd.

Durante el movimiento del año pasado para reformar el departamento de policía, Lightfoot redujo en 58 millones de dólares el presupuesto para el 2021, y eliminó casi 600 puestos.

No obstante, el mes pasado anunció que la financiación de la policía aumentará para el próximo año fiscal.

“Es mi expectativa que el presupuesto del departamento de policía aumente, sin duda. Tenemos que hacerlo”, confirmó Lightfoot en una rueda de prensa, según NBC5 Chicago.

Su anuncio se produjo días después de que dos agentes de policía de la ciudad fueran abatidos a tiros durante una parada de tráfico el 7 de agosto, dejando a la mujer policía de 29 años Ella French muerta y a su compañero masculino luchando por su vida.

En medio de una ola de violencia histórica en Chicago, la ciudad padece un éxodo sin precedentes de policías, reduciendo considerablemente los oficiales disponibles para atender la creciente demanda de inseguridad. Según reportes policiales, por cada policía en la ciudad habría por lo menos 10 pandilleros. 

En este contexto, el número de policías de la ciudad de Chicago que se han retirado en lo que va del año 2021 ya superó todas las jubilaciones de 2018 y está en camino de ser el número más alto en la historia del departamento, asegura Fox News.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Illinois presentado en febrero, señala a Chicago como la ciudad más corrupta de Estados Unidos, superando mucho a Los Ángeles, en el segundo lugar con casi el doble de habitantes y aún a Nueva York, en el tercer lugar con el triple de habitantes. 

La investigación toma como referencia datos del departamento de justicia entre 1976 y 2019, lapso durante el cual en Chicago se impartieron cerca de 1.800 condenas por corrupción, según el medio local WGN TV del 25 de febrero.

Asimismo, las estadísticas federales muestran aumentos significativos en las tasas de asesinatos en todo el país, pero concentrados en ciudades como Chicago, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Washington, DC.

Estas ciudades son gobernadas por demócratas que llevan adelante fuertes políticas izquierdistas que promueven los desfinanciamientos policiales, la liberación anticipada de delincuentes y la legalización del consumo de drogas.

José Hermosa  – BLes.com