El expresidente Donald Trump dijo que hay una “cacería de brujas” en su contra debido a las “grandes victorias” de sus candidatos en las primarias. Justamente este martes sumó tres aliados que salieron victoriosos en Wisconsin, Connecticut y el estado de Washington.

Luego de que la vivienda del expresidente Donald Trump en Florida fuera irrumpida por parte del FBI, se ha desatado una ola de reclamos en EE. UU., tanto por la violación a la privacidad y el carácter persecutorio de la incursión como por haber quedado al descubierto la vulnerabilidad de los ciudadanos. Si un expresidente puede ser perseguido, qué queda para el resto de las personas. Lo cual trae a la memoria una frase icónica que dijo Trump al final de su mandato: «Vienen por mí porque lucho por ti».

En ese momento el entonces mandatario agregó: «Y nosotros luchamos por quienes no tienen voz (…) venceremos porque sabemos cómo ganar». Trump vaticinó una creciente supresión de libertades y persecución ideológica, sobre todo religiosa. También advirtió que él era un estorbo para los planes de quienes quieren cada vez mayor control sobre la sociedad civil. Alertaba además que los ataques en su contra visibilizaban lo que vendría si no se detenían a tiempo.

«No vienen por mí, vienen por ti, yo solo estoy en el camino», fue uno de sus últimos tuits antes de que su cuenta de Twitter fuera cancelada de forma permanente, así como también fue suspendido de Facebook e Instagram. En ese momento la persecución fue en el mundo digital. Ahora va un paso más allá.

«La anarquía, la persecución política y la cacería de brujas deben ser expuestas y detenerse», manifestó Trump este martes 9 de agosto, un día después de la irrupción por parte de agentes del FBI en su hogar en Mar-a-Lago, Palm Beach.

Trump atribuye la persecución al éxito de sus candidatos

«Nunca antes le había pasado algo así a un presidente de los Estados Unidos», exclamó. «Ahora, mientras ven a los candidatos que respaldé obtener grandes victorias y ven mi dominio en todas las encuestas, están tratando de detenernos al Partido Republicano y a mí una vez más», agregó.

Hasta la semana pasada, 92 % de los candidatos respaldados por Donald Trump habían salido victoriosos en las primarias del Partido Republicano. De los 205 candidatos que gozaron del apoyo público de Trump, 189 ganaron y solo 14 perdieron, mientras que dos se retiraron antes de la contienda, según los datos recopilados por Ballotpedia reseñados por NBC News.

La cifra sigue aumentando. En las primarias de este martes 9 de agosto, Donald Trump sumó tres fichas más. Se trata de Tim Michels, candidato a gobernador de Wisconsin; Leora Levy, candidata al Senado por Connecticut; y Joe Kent, aspirante a la Cámara de Representantes por el estado de Washington. Ya son en total 192 los aliados de Trump que han ganado las primarias para competir en las elecciones de medio término de noviembre.

El exmandatario republicano ha demostrado contar con una alta lealtad dentro del partido así como con un amplío respaldo de los electores. Lo contrario ha ocurrido con los «rinos», –como se les llama a los republicanos que se alejan de los principios conservadores– quienes han sido los grandes perdedores.

De los 10 congresistas republicanos que votaron contra Trump en 2021, solo dos podrán optar a la reelección, pues los demás han perdido las primarias. El caso más reciente fue el de Jaime Herrera Beutler, quien fue derrotado este martes en el estado de Washington por el candidato de Trump, Joe Kent. También podría sumarse el caso de la representante por Wyoming Liz Cheney, a quien las encuestas sitúan por detrás de una contrincante respaldada por Trump en las primarias que se celebrarán la próxima semana.

Lejos de perjudicarlo, el expresidente parece estar capitalizando a su favor el allanamiento a su residencia en Florida. Inmediatamente después del episodio, el portal Político publicó un artículo al que tituló: Partido Republicano encendido contra el FBI se aferra a Trump.

El FBI como ejecutor político del Partido Demócrata

El congresista republicano Dan Bishop fue tajante. Acusó al FBI y al Departamento de Justicia de actuar como los ejecutores políticos del Partido Demócrata.

Esta acusación no es reciente. Desde la campaña electoral de 2016 existen reclamos de una presunta colusión con el Partido Demócrata para evitar que Donald Trump llegara al poder. Una práctica que se estaría repitiendo.

Excesivo poder al Estado

Todo esto sucede en medio del debate de una ley que pretende aprobar el Partido Demócrata con la que agrandaría el servicio de recaudación de impuestos. Y, según denuncias de legisladores republicanos, les daría el poder a los agentes recaudadores para estar armados.

“Si cree que el gobierno federal está fuera de control ahora, que Dios nos ayude cuando obtenga 87.000 nuevos agentes de la agencia de recaudación de impuestos (IRS, en inglés) que están buscando debajo de cada piedra para sacar dinero de su bolsillo”, dijo el senador republicano Lindsey Graham.

The Washington Post advierte que el excesivo poder por parte del Estado, primero por allanar la residencia de Trump y luego por darle más potestades al IRS, desataría unas protestas por parte de la derecha equivalentes a las de la izquierda pidiendo desfinanciar la policía.

El clima político en Estados Unidos luce más polarizado de cara a las elecciones de medio término de noviembre. El reciente episodio, lejos de perjudicar a Donald Trump y al Partido Republicano –que ha mostrado depender enormemente de él– los victimiza, haciendo incluso que sus seguidores recuerden aquella frase del exmandatario al final de su mandato: «Vienen por mí porque lucho por ti».

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.