Redacción BLes– La directora del Departamento de Salud Pública de California, la Dra. Sonia Angell, renunció el domingo abruptamente después que saliera a la luz que una “falla” del sistema informático provoque una gran inexactitud en los datos estadísticos informados sobre el virus del PCCh. 

La Dra. Sonia Angell, que estuvo en su puesto durante menos de un año, antes de renunciar admitió en un correo electrónico a la Agencia de Servicios Humanos y de Salud de California que la cantidad de “casos” de coronavirus en todo el estado puede haber sido muy subestimada debido a datos incompletos. Debido a esto, las tasas de mortalidad probablemente también estén sesgadas.

Según la carta de renuncia a la que CBSNews tuvo acceso, Sonia Angell se despidió cordialmente pero no dió explicaciones sobre su abrupta retirada. En el escrito dijo: “Nuestro departamento ha estado al frente y al centro en lo que se ha convertido en una respuesta de todo el gobierno de proporciones sin precedentes al COVID-19 (…) En el cálculo final, todo nuestro trabajo, en conjunto, marca la diferencia”.

Por su lado el Gobernador Gavin Newsom agradeció a Angell “por su servicio al estado y su trabajo para ayudar a dirigir nuestro sistema de salud pública durante esta pandemia mundial, sin perder nunca de vista la importancia de la equidad en la salud”.

Dos días después de la renuncia de la Dra. Angell, el Departamento de Salud de California comenzó a agregar casos adicionales de infectados a su registro público de manera abrupta, una semana después de que funcionarios estatales reconocieron que un problema de datos a finales de julio había provocado que casi 300.000 registros no aparecieran en su sistema de salud.

El martes el estado reportó 12.500 casos confirmados, un fuerte aumento con respecto a su promedio anterior de 14 días. Pero no estaba claro en qué fechas se encontraron los casos confirmados.

Según informó Fox News California, el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Dr. Mark Ghaly, dijo que los casos atrasados ​​se aplicarán a cada fecha en que se registraron para que el sistema de seguimiento de datos de California sea preciso. Pero las cifras adicionales se incluyeron como parte del total estatal el martes, lo que dificulta la evaluación de la tasa general de infección y por tanto altera también las estadísticas sobre mortalidad.

Una portavoz del Departamento de Salud Pública de California, Ali Bay, dijo que los datos aún se estaban procesando y que no podía decir cuándo se actualizarían las fechas de los informes y las tasas de positividad.

El error de datos resulta vergonzoso para California, un estado con más de 40 millones de personas, sobre todo en un momento tan delicado como éste en el que las estadísticas son la herramienta que se está utilizando para tomar decisiones de gran implicancia, como por ejemplo reabrir o no las instituciones educativas, comercios, iglesias y oficinas públicas.

El gobernador de California, Gavin Newsom, quien se ha comprometido repetidamente a tomar decisiones basadas en datos, esquivó preguntas el lunes sobre la abrupta renuncia de la Dra. Sonia Angell.

Lo que se sabe hasta el momento es que hasta 300.000 registros de pruebas de enfermedades infecciosas nunca se registraron en las bases de datos estatales. Aunque no todos estos registros involucran casos del virus del PCCh, muchos de ellos sí, lo que significa que el estado ha estado tomando decisiones basado en información defectuosa.

Durante meses, a los californianos se les ha dicho que los primeros esfuerzos para aplanar la curva habían fracasado y que la tasa de mortalidad por el aumento de infecciones era demasiado alta para reabrir la economía estatal. Sin embargo, ahora es evidente que la tasa de mortalidad probablemente sea mucho más baja de lo que han estado afirmando los funcionarios del gobierno.

Andrés Vacca-BLes.com