Redacción BLesA medida que el así llamado ‘pasaporte sanitario’ empieza a sonar con más fuerza en diferentes ambientes con adherentes y opositores a la medida, representantes republicanos y demócratas también se enfrentan al dilema debido a las posturas completamente diferentes que mantienen y que responden a su ideología política.  

Bajo la premisa de una nueva ola de contagios con la nueva cepa ‘delta’, 19 representantes demócratas firmaron una carta solicitando al médico jefe del Capitolio, Brian Monahan, que haga obligatoria la vacunación para todo el personal o que al menos tengan que presentar prueba negativa de contagio dos veces por semana, reportó The Hill.

El Dr. Monahan aún no ha respondido a la solicitud.

El grupo reducido de demócratas argumentó que no quieren estar expuestos al virus y que a su vez lleven la enfermedad a su casa, donde hay niños que no se pueden vacunar o personas ancianas más susceptibles a sufrir consecuencias graves por el coronavirus.

Emanuel Cleaver, el demócrata que lidera al grupo de 20 representantes que firmó la carta dijo:

“Vamos a tener algo más feo si no empezamos a tener en cuenta la salud de los demás mientras dirigimos los asuntos de la nación. No creo que sea pedir demasiado que los miembros que decidan no tomar la vacuna se sometan a pruebas, y que sepamos que todos en el hemiciclo están libres de COVID”.

Aunque el demócrata aseguró que “defenderá el derecho de la gente a no vacunarse” si así lo desean, también agregó: “… tengo derecho a no ser infectado por mis colegas sólo porque trabajamos en el mismo lugar. Le debo a mi familia no llevar a casa algo que puede matar. Esto podría ser una cuestión de vida o muerte”.

Recientes estudios realizados en Israel, un país que muchos están tomando como ejemplo para analizar los efectos de las vacunas, revelaron que más del 90 por ciento de los nuevos casos positivos corresponden a personas vacunadas.

Le recomendamos: Catastróficas INUNDACIONES en China: El RÉGIMEN CHINO lo TRAMÓ todo, denuncia empresario

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Los datos afirman que las vacunas han logrado reducir las hospitalizaciones ‘severas’ pero no han generado la inmunidad deseada, particularmente con la supuesta nueva cepa ‘delta’.

La presidente de la Cámara, Nancy Pelosi, se expresó al respecto del enfrentamiento entre republicanos y demócratas por la vacunación obligatoria y dijo que para ella, es una cuestión de tiempo.

“Ahora, en cuestión de tal vez días o semanas, se dará la aprobación completa a las vacunas y eso, creo, marcará la diferencia en cuanto a lo que podemos hacer”, declaró Pelosi este viernes 6 de agosto en el Capitolio.

La presidente se refiere a la aprobación que otorga la FDA, el ente regulador de medicamentos y comida, ya que hasta el momento las vacunas tienen autorizado un uso de emergencia, debido a la falta de pruebas y resultados a largo plazo.

La administración Biden por su lado ya hizo obligatoria la vacunación o los testeos periódicos en el ámbito federal en sintonía con la Casa Blanca que también comenzó a exigir a todos los visitantes, así como a los periodistas, que muestren una prueba de vacunación o se sometan a la prueba COVID-19.

La ‘resistencia’ republicana

Por su lado, los republicanos en la Cámara se han mostrado en contra del uso de mascarillas, como también de la vacunación obligatoria, citando el libre albedrío de cada individuo.

El representante Rodney Davis de Illinois, el principal republicano del Comité de Administración de la Cámara de Representantes dijo que cada legislador debería decidir cómo manejarse, en lugar de estar sujetas a un amplio mandato desde arriba.

“Respetamos que esta es una institución impulsada por sus miembros, con un precedente de larga data de políticas de empleo establecidas por cada oficina. Los mandatos sólo dan más control y poder al presidente de la Cámara”, dijo Davis.

Otros casos de republicanos de alto perfil como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, también se han opuesto fehacientemente al uso de mascarillas o a los encierros como medidas para mitigar la pandemia e incluso han aprobado leyes para prohibirlo, desafiando al gobierno federal.

Un extenso reporte publicado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés) admite que las mascarillas no son efectivas para evitar los contagios ya que el tamaño del virus es 1000 veces más pequeño que los tejidos de las mascarillas convencionales.

Según los datos proporcionados por el estudio, el virus tiene un tamaño de 60 a 140 nanómetros (mil millones de partes de un metro) y los espacios de los tejidos de las mascarillas tienen un diámetro entre 55 y 440 micrómetros (un millón de partes de un metro).

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.