Redacción BLes– A partir de octubre, cualquier empleado de United Airlines al que se le haya concedido una exención religiosa para no recibir la vacuna contra el coronavirus será objeto de una ausencia personal temporal no remunerada.

Según Fox Business, la prohibición estará en vigor hasta que “se instituyan medidas de seguridad específicas para los empleados no vacunados”, según Kirk Limacher, vicepresidente de recursos humanos de United, en un memorando dirigido a los empleados,

Según la nota, esto incluye los puestos de cara al consumidor, como los pilotos, los auxiliares de vuelo y los empleados de atención al cliente.

“Hay cerca de 100.000 personas hospitalizadas y una media de 1.500 personas mueren por COVID cada día”, dijo Limacher. “Todas estas estadísticas se aplican casi exclusivamente a los no vacunados”.

“Teniendo en cuenta las nefastas estadísticas mencionadas, no podemos seguir permitiendo que las personas no vacunadas vuelvan al lugar de trabajo hasta que comprendamos mejor cómo podrían interactuar con nuestros clientes y con sus compañeros de trabajo vacunados”, añadió Limacher.

En la nota, Limacher expresó su alarma por el “fuerte aumento de las infecciones, hospitalizaciones y muertes por COVID” entre los no vacunados.

La media de siete días de muertes diarias por COVID (Virus del Partido Comunista Chino o Virus del PCCh), según la aerolínea, es la más alta desde marzo, y las infecciones han aumentado un 20%, con la aparición de nuevos casos en todo el país.

Según el mensaje, los empleados en situación de baja temporal podrán volver al trabajo una vez que se hayan aplicado pruebas adicionales y medidas de seguridad. La aerolínea prevé informar a los empleados afectados de su fecha de regreso a mediados de octubre. Sin embargo, su “fecha oficial de vuelta al trabajo podría ser significativamente posterior”.

Los empleados a los que se les deniegue la exención religiosa de forma inmediata se verán obligados a vacunarse en las cinco semanas siguientes a su denegación, o se les exigirá la primera inyección antes del 27 de septiembre. Según el memorando, si no lo hacen, serán “separados de la empresa”.

“Dado el gran número de personas que trabajan y transitan por nuestra operación diariamente, tenemos que hacer todo lo posible para garantizar su seguridad”, dijo Limacher. “Como dijimos cuando introdujimos nuestra política de vacunación, todos están más seguros cuando todos están vacunados”.

La razón más común para las exenciones religiosas a las vacunas COVID-19 son las objeciones a la forma en que se utilizaron las células fetales abortadas en el proceso de prueba o fabricación. Además, las exenciones médicas suelen incluir la recomendación de un médico de que una persona no se vacune debido a una condición subyacente particular.

A diferencia de United, otras grandes aerolíneas estadounidenses como Southwest, American y Delta han optado por no exigir a sus empleados que se vacunen. El director general de Delta, Ed Bastian, argumentó que la mayoría de los empleados de su compañía ya se habían vacunado, pero American Airlines optó por recompensar la vacunación con un día extra de vacaciones el próximo año, según informó The Hill.

American Airlines adoptó la semana pasada una postura más estricta con los trabajadores que contraen el virus PCCh y enferman, suspendiendo su permiso especial por pandemia y exigiendo al personal que utilice sus días de enfermedad. Sin embargo, la compañía no exigió vacunas para sus empleados.

“Dado que existe una vacuna aprobada por la FDA, el permiso por pandemia sólo se ofrecerá a los miembros del equipo que estén totalmente vacunados y que nos proporcionen su tarjeta de vacunación”, dijo American Airlines a sus empleados. Sin embargo, la compañía añadió que si el virus sigue mutando, es posible que tenga que imponer las vacunas a sus empleados en el futuro.

Oliver Cook – BLes.com