Redacción BLes– Debido a la moratoria de desahucio, una veterana de las Fuerzas Aéreas que tiene tres casas en el norte del estado de Nueva York tiene que vivir en su auto, ya que sus inquilinos han dejado de pagar el alquiler.

Brandie LaCasse, veterana de las Fuerzas Aéreas, dijo que se le deben más de 23.000 dólares en alquileres atrasados, pero no puede pedir a sus inquilinos que paguen o se vayan debido a las moratorias de desalojo federales y estatales.

Aunque al menos uno de sus inquilinos reunía los requisitos para recibir ayudas al alquiler, LaCasse no ha obtenido ninguna ayuda del gobierno. Como resultado, ella y su pequeño hijo vivían en casa de amigos y en su coche.

“No entiendo cómo pueden dar mi propiedad privada a alguien para que viva gratis. Yo compré esa propiedad. La arreglé con mi sangre, sudor y lágrimas”, dijo la madre.

“Invertí en estas propiedades, sin pensar que no tendría un lugar donde vivir. Sólo quiero mi casa. Eso es todo. Sólo quiero mi casa”, continuó diciendo.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. informó de que más del 90% del dinero de las ayudas al alquiler aún no se ha asignado. La situación de LaCasse refleja la de muchos propietarios de todo el país.

Nueva York sólo ha distribuido alrededor del 8% de los 2.600 millones de dólares de ayudas federales al alquiler a los propietarios.

“El 10% de todos los propietarios cobraron menos de la mitad de su alquiler anual en 2020, siendo los propietarios más pequeños (de 1 a 5 unidades) los que tienen más probabilidades de que sus inquilinos se retrasen mucho en los pagos del alquiler”, informó un estudio del Centro Conjunto de Estudios de la Vivienda de la Universidad de Harvard.

El porcentaje de propietarios que concedieron a los inquilinos prórrogas de alquiler saltó del 15% en 2019 al 48% en 2020, y la tasa de exención de alquileres aumentó del 3% al 21%, dijo la encuesta.

La prohibición de desalojo relacionada con la pandemia del virus PCCh (Partido Comunista Chino) (COVID-19), que fue ampliada previamente por el gobierno de Biden a pesar de la falta de consenso en el Congreso, fue derribada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos el jueves 26 de agosto.

Una de las inquilinas de LaCasse aceptadas para la ayuda al alquiler, Carla McArthur, expresó su simpatía por la situación del propietario. Sin embargo, dijo que no podía pagar el alquiler debido a los gastos de cuidado de sus hijos.

Según el Daily Mail, McArthur dijo: “Me siento mal por no haber podido pagarle. Hemos pasado de dos ingresos. He tenido COVID-19 dos veces. Mis hijos la han tenido una vez. Mi marido lo ha tenido una vez. Nos ha afectado el virus”.

A McArthur le preocupa que, una vez que se levante el embargo, LaCasse expulse a su familia, dejándola sin hogar.

El fallo del Tribunal Supremo de Estados Unidos tiene a la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, y a otros altos cargos electos en Albany debatiendo si convocar a los legisladores a una reunión extraordinaria.

“Estoy en conversaciones con el líder de la mayoría del Senado y el presidente de la Asamblea para convocar una sesión extraordinaria para abordar la inminente crisis de desahucios, dada la decisión del Tribunal Supremo”, declaró Hochul, según el New York Post.

“Nuestros equipos trabajarán durante el fin de semana para encontrar la mejor manera de aliviar a los inquilinos y propietarios de viviendas que lo necesiten lo antes posible”, añadió.

Janet L. Yellen, secretaria del Tesoro de EE.UU., declaró que el Departamento del Tesoro “sigue centrado” en garantizar que el dinero de la Ayuda de Emergencia al Alquiler (ERA) llegue a los inquilinos y propietarios de viviendas lo antes posible.

“Nuestra conclusión es ésta: Nadie debería ser desahuciado antes de tener la oportunidad de solicitar la ayuda al alquiler, y ningún desahucio debería avanzar hasta que esa solicitud haya sido procesada”, escribió Yellen en una carta.

El gobierno de Biden está “decepcionado” por el hecho de que el Tribunal Supremo haya paralizado la moratoria de desahucios de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, declaró el jueves 26 de agosto la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“A la luz de la sentencia del Tribunal Supremo y del riesgo continuado de transmisión del COVID-19, el presidente Biden vuelve a pedir a todas las entidades que pueden impedir los desahucios -desde las ciudades y los estados hasta los tribunales locales, pasando por los propietarios y las agencias del gabinete- que actúen urgentemente para evitarlos”, dijo Psaki.

Amy Laurence – BLes.com