Redacción BLes– Se ha notificado otro caso de lesión tras la inyección de la vacuna COVID-19 en Nashville, Tennessee. EE. UU.

Brandy Parker-McFadden, madre de tres hijos, recibió su segunda inyección de COVID-19 de Pfizer el 16 de abril. Sus piernas empezaron a sentirse extrañas unas horas más tarde, y el dolor empezó a intensificarse.

“Se convirtió en un horrible dolor de cuello, y fue empeorando”, recuerda Brandy.

Su marido, James, se dio cuenta de que algo iba muy mal: “Gritaba de dolor. Ella es una persona bastante estoica. Eso es lo que creó la sensación de urgencia”, dijo, informa WKRN.

El esposo de Brandy la instó a ir al Departamento de Emergencia de Vanderbilt, y luego se horrorizó de lo que sucedió después.

“Me desperté. No puedo mover los brazos. No puedo mover las piernas. Así que, está enloqueciendo. Los médicos entran en pánico”, recuerda Brandy.

Brandy pudo volver a levantar los brazos y mover los dedos de los pies diez días después. Ahora se someterá a una terapia física intensiva con la esperanza de recuperar su capacidad para caminar.

Pfizer emitió una declaración a WKRN sobre lo ocurrido a Brandy.

Le recomendamos: Partidario MAGA se INFILTRA en ANTIFA y REVELA cosas ESPELUZNANTES

Ad will display in 09 seconds

“Nos tomamos muy en serio los acontecimientos adversos potencialmente asociados a nuestra vacuna COVID-19, BNT162b2. Seguimos de cerca todos esos acontecimientos y recopilamos la información pertinente para compartirla con las autoridades reguladoras mundiales. En este momento, nuestra revisión en curso no ha identificado ninguna señal de seguridad con la parálisis y la vacuna Covid-19 de Pfizer-BioNTech.

Hasta la fecha, más de 200* millones de personas en todo el mundo han sido vacunadas con nuestra vacuna. Es importante señalar que, lamentablemente, es probable que se produzcan acontecimientos adversos graves no relacionados con la vacuna en una proporción similar a la que se produciría en la población general.”

Brandy, que es epiléptica, ha convertido su diagnóstico de epilepsia en una organización sin ánimo de lucro llamada My Epilepsy Story.

“Voy a luchar”, dijo Brandy. “Soy una luchadora”, repitió Brandy, mostrando su determinación.

Se administraron más de 230 millones de dosis de la vacuna COVID-19 en Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 26 de abril de 2021. Durante ese periodo, han muerto 3.848 personas y se han notificado 118.902 reacciones adversas en el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), informó Health Impact News.

Ahora se están registrando muertes de niños como consecuencia de las vacunas COVID-19. Al menos cinco niños han muerto a causa de las inyecciones de la vacuna, entre ellos un bebé de 5 meses que no fue inyectado, pero que fue amamantado por su madre.

Amelia Jones– BLes.com