Redacción BLes– Jummai Nache y su marido, Philip Nache, nacieron en Nigeria y viajaron a Estados Unidos hace unos años para trabajar con los bautistas del sur en el desarrollo de iglesias entre la comunidad africana de Minneapolis.

Jummaci era asistente médica en una clínica de Minneapolis cuando le dijeron que se pusiera las “vacunas” COVID-19. Poco después de la segunda inyección, su marido afirma que “empezó a sentir dolor en el pecho en el trabajo”.

Después de eso, se descubrieron síntomas de coágulos de sangre, un efecto adverso reconocido de las inyecciones de COVID-19 de Pfizer, en su corazón, y le han amputado ambas piernas y tendrán que amputarle también ambas manos.

Los CDC enviaron a su familia una carta en la que decían que Jummai estaba infectada con MIS-A y COVID-19, pero que no podían saber si la vacuna COVID-19 tenía algún papel.

Su marido ha escrito la historia completa y la ha publicado en su cuenta de GoFundMe, donde intentan recaudar dinero para los gastos médicos.

Le recomendamos: AMENAZA de ATAQUE NUCLEAR sobre JAPÓN |¿Se viene la 3ª Guerra Mundial?

Ad will display in 09 seconds

A continuación, algunas citas de la página de GoFundMe de su marido:

“Esta es la historia de mi mujer, Jummai.

Es una asistente médica que trabajaba en una clínica de Minneapolis (Minnesota), donde se le indicó que se vacunara con COVID-19.

Después de recibir la segunda vacuna COVID-19 de Pfizer el 1 de febrero de 2021, empezó a sentir dolor en el pecho en el trabajo.

Tres días después de los dolores en el pecho, la llevé a Urgent Care el 6 de febrero de 2021. Tras la revisión, el electrocardiograma y otras pruebas, el médico dijo que no le pasaba nada en el pecho y que todas las pruebas mostraban que estaba bien.

Se hizo una prueba de COVID-19 y al día siguiente se confirmó que era positiva. Jummai y yo nos sorprendimos cuando recibimos el resultado de COVID-19 positivo porque ella no había manifestado ningún síntoma antes de ponerse la inyección.

Pero más tarde aceptamos que tal vez el virus y la vacuna contribuyeron juntos a la reacción adversa en su cuerpo, basándonos en el informe del médico de enfermedades infecciosas que decía que Jummai era asintomática.

Así que Jummai siguió las directrices del CDC, pero unos días más tarde, terminó en la sala de emergencias de Fairview y luego fue trasladada al centro médico de la U de M.

El 14 de febrero de 2021, el médico me llamó y me dijo que su corazón se estaba deteriorando, que sus niveles de oxígeno y su presión arterial eran bajos y que había que ponerle un respirador. Aprobé que procedieran con el ventilador según fuera necesario.

El médico de enfermedades infecciosas consideró los resultados de las pruebas, el estado de Jummai, la cronología de la vacuna administrada y la aparición del COVID-19, dándose cuenta de que la vacuna podría haber causado la reacción adversa.

Pero el doctor concluyó que se trata sólo de una teoría que no puede verificarse porque no disponen de equipos de pruebas para afirmar claramente que la vacuna ha causado los estragos de Jummai.

Sea cual sea la causa, mi mujer está sufriendo un dolor insoportable e inclemente y un daño catastrófico permanente. Las consecuencias del evento adverso son las siguientes 1. Coágulo arterial; 2. Dificultad respiratoria-ventilación; 3. Cardiomiopatía; 4. Anemia; 5. Daños en los dedos de ambas manos y en los dedos de ambos pies; 6. Isquemia; 7. Síndrome inflamatorio múltiple.

Como resultado de las complicaciones anteriores, el Dr. de Enfermedades Infecciosas decidió remitir el caso al CDC.

Según el Dr., después de ir de un lado a otro con el CDC, decidieron deliberar con muchos expertos de todo el país, en los que unos 70-80 médicos se reunieron en una llamada virtual para discutir el caso de Jummai.

Unas ocho semanas después de la reunión, los CDC nos enviaron una carta con sus conclusiones, en la que se afirmaba que Jummai estaba infectado por MIS-A y COVID-19, pero no podían concluir si la vacuna contra el covid-19 había contribuido por ahora.

Dado que la muestra de sangre de Jummai, que se tomó al comienzo de esta pesadilla, está guardada en el laboratorio, pedimos a Dios que disponga de otro cuerpo de expertos que pueda estudiar el caso tan singular de Jummai para sacar otras conclusiones.

Como el CDC relató, el caso de Jummai es muy singular. Dado que mi petición de estar en esa reunión no fue concedida, presenté las siguientes preguntas para que los expertos del CDC respondieran:

1. Cuando empezaron sus síntomas, yo estaba con ella, comiendo y durmiendo juntos, pero di negativo y no tuve ningún síntoma. ¿Por qué no soy positivo?

2. Si recibió la vacuna antes que el virus o los recibió simultáneamente, ¿el choque entre el covid-19 y la vacuna causó esas reacciones adversas? ¿Por qué el CDC o Pfizer no nos lo hicieron saber? ¿O por qué no pidieron a todo el mundo que se hiciera la prueba del covid-19 antes de vacunarse?

3. Si la vacuna está pensada para derrotar al virus, ya sea destruyendo o debilitando su efecto, ¿por qué los graves daños adversos? 4. Por el contrario, si la vacuna no derrotó al virus, ¿qué papel estaba desempeñando la vacuna en el cuerpo de Jummai?

En una ocasión, el médico me llamó y me dijo que Jummai podía morir en cualquier momento, pero Dios preservó milagrosamente la vida de mi esposa en respuesta a todas las oraciones de la iglesia.

Dawn Barlowe – BLes.com