Redacción BLesUn valiente niña de octavo grado de una escuela del Estado de Virginia, EE. UU., pronunció un contundente discurso para denunciar la propuesta política del consejo escolar que permitiría que los niños puedan utilizar los baños y vestuarios de las niñas, en nombre de la “inclusión”.

Según informó LifeSiteNews, Jolene Grover fue una de las muchas que habló sobre género en la reunión de la junta el pasado martes 8 de junio.

“Todo el mundo sabe lo que es un niño, incluso ustedes”, dijo Jolene Grover a la junta directiva de las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun (LCPS), y señaló que “sus políticas propuestas son peligrosas y tienen raíces en el sexismo”.

La alumna Jolene Grover de 14 años alzó su voz para representar a una parte de la comunidad educativa, quienes piensan que las políticas que se están implementando en nombre de la “inclusión” avasallan los derechos de los niños, y más aún configuran un acto de abuso infantil. 

Le recomendamos: Los PROTOCOLOS de los SABIOS de SION – ¿El PLAN de la ÉLITE para establecer un NUEVO ORDEN MUNDIAL?

Ad will display in 09 seconds

“Hace dos años me dijeron que la propuesta 1040 era solo una política general y que no iban a permitir que los chicos entraran en los vestuarios de las chicas”, dijo Grover. “Pero aquí están haciendo precisamente eso”.

La propuesta política 1040 que mencionó la joven corresponde a la  titulada, “Igualdad de Oportunidades para un Entorno Equitativo, Seguro e Inclusivo”, la cual se revisó en 2019 para agregar el lenguaje “inclusivo”.

Entre tanto la propuesta más reciente, la 8350, titulada “Derechos de los Estudiantes Transgénero y Expansivos de Género”, establece en una de sus cláusulas, que “los estudiantes deben poder usar las instalaciones que correspondan a su identidad de género”. 

Grover actualmente está cursando sus estudios desde el hogar, luego de que su madre después de que surgieran el año pasado, varias políticas controvertidas con las que estaba en desacuerdo, decidiera que la niña reciba la modalidad de “educación en casa”.

Según informó Fox News quién entrevistó a la joven el jueves de la misma semana, Grover dijo que le preocupaba que la nueva regla de la escuela llevara a que las niñas fueran acosadas y agredidas.

De acuerdo a lo que establece la polémica política escolar que se pretende implementar, “el personal de LCPS permitirá que los estudiantes transgéneros o de género expansivo usen el nombre y los pronombres de género que elijan que reflejen su identidad de género sin ninguna evidencia que lo corrobore, independientemente del nombre y el género registrados en el registro educativo permanente del estudiante”.

Grove durante su exposición le dijo a la junta escolar que ellos “hacen esto en nombre de la inclusión mientras ignoran a las chicas que pagarán el precio”, agregando que sus políticas “eligen los deseos de los chicos sobre las necesidades de las chicas”.

Alguno de los participantes también expresaron sus opiniones acerca de la reciente suspensión del maestro Tanner Cross, del condado de Loudoun, que fue obligado el mes anterior a tomar licencia administrativa por negarse a usar “pronombres preferidos” para referirse a los llamados niños “transgénero”. 

El maestro Cross dijo a la junta escolar, “Soy maestro, pero primero sirvo a Dios, y no voy a afirmar que un niño biológico puede ser una niña y viceversa, porque va en contra de mi religión. Le está mintiendo a un niño. Es abuso para un niño. Y es pecar contra nuestro Dios”.

Entre tanto, sobre la suspensión de Cross, Rosie Oakley, perteneciente a Stand Up Virginia, un grupo de base sin fines de lucro con el objetivo de proteger la educación de los niños de Estado de Virginia, expresó que el hecho “habla de que la política ha entrado en el aula y ha entrado en los sistemas escolares”.

Sin dudas la ideología de género promovida fundamentalmente por la izquierda, avanza de forma preocupante en el sistema educativo, buscando cambiar la mente de los niños desde una edad temprana, sexualizando y distorsionando la visión natural de su cuerpo y su mente, algo que muchos padres están viendo como una amenaza a la integridad física y mental de sus hijos.

Vanesa Catanzaro – BLes.com