Redacción BLes– La última grabación de la conversación entre los manifestantes y los agentes de la policía del Capitolio ofrece un vistazo a lo que realmente ocurrió dentro del Capitolio el 6 de enero.

Las imágenes de rumble publicadas el 16 de mayo mostraban un intercambio muy tranquilo y pacífico entre los funcionarios del Capitolio y los manifestantes, en el que la policía parecía permitirles entrar en la propiedad federal, informó American Greatness.

“No estamos en contra de… tienes que mostrarnos… nada de atacar, nada de agredir, mantén la calma”, dijo la persona uniformada que el medio determinó como el oficial Keith Robishaw al “chamán Q” Jacob Chansley.

En respuesta al aparente gesto de que los policías del Capitolio no les impedirán entrar, Chansley repitió las palabras del agente: “No vamos a agredir. Vamos a ser escuchados”.

“Todo el mundo, esto debe ser pacífico”, dijo a los manifestantes.

Le recomendamos: La VERDADERA RAZÓN por la que BILL GATES quiere que comas ‘CARNE’ SINTÉTICA

Ad will display in 09 seconds

En la versión completa del vídeo subido por American Greatness, también se escucha a un manifestante decir a otros que “la policía aquí está dispuesta a trabajar con nosotros y cooperar pacíficamente, como lo permite nuestra Primera Enmienda”, y dijo que querían “discutir pacíficamente lo que hay que hacer para salvar nuestro país”.

Este vídeo comprometería sin duda el crédito de las acusaciones que los fiscales hicieron valer en un expediente de denuncia dos días después de que se produjera el motín del Capitolio. El expediente retrata el encuentro en un escenario completamente contrastado.

“Robishaw y otros oficiales calmaron un poco a los manifestantes y les indicaron que abandonaran la zona por donde habían entrado. Chansley se acercó al oficial Robishaw y gritó, entre otras cosas, que esa era su casa, y que estaban allí para tomar el Capitolio, y para conseguir a los líderes del Congreso”.

El 11 de enero, Chansley fue acusado por un gran jurado federal de dos delitos graves y cuatro delitos menores, entre ellos desorden civil (interferencia con un agente de la ley) y entrada violenta y conducta desordenada en un edificio del Capitolio, y podría ser condenado a hasta 20 años de cárcel. Aunque Chansley se declaró inocente de los cargos, se le ha denegado la libertad bajo fianza y ha permanecido entre rejas desde enero.

En una entrevista concedida a la CBS en marzo, cuando se le preguntó si Chansley había cometido las acciones por estar en contra de Estados Unidos, afirmó que perseguía lo contrario.

“Bueno, canté una canción. Y eso es parte del chamanismo. Se trata de crear vibraciones positivas en una cámara sagrada. También impedí que la gente robara y vandalizara ese espacio sagrado, el Senado. ¿De acuerdo? De hecho, impedí que alguien robara panecillos de la sala de descanso. Y también dije una oración en esa cámara sagrada. Porque era mi intención traer la divinidad, y traer a Dios de vuelta al Senado”.

Chansley también admitió que se arrepiente de haber pensado que estaba bien entrar en el hemiciclo aun sabiendo que la acción era ilegal.

“Y eso es… y eso es lo que más lamento, haber creído que cuando los agentes de policía nos hacían señas para entrar, eso era aceptable”.

Laura Enrione – BLes.com