Redacción BLesEl Sheriff Mark Lam del condado de Pinal, Arizona, habló con Fox News para contarle cómo, debido al problema de la inseguridad en la frontera sur de Estados Unidos, grandes cantidades de drogas están siendo traficadas en las comunidades locales y causando estragos.

Esta semana, la Administración para el Control de Drogas emitió una alerta de seguridad pública, la primera en seis años, debido al aumento de píldoras falsificadas.

En el condado de Pinal, la policía recibe una llamada cada 40 horas que está relacionada con el fentanilo, la fatal droga sintética proveniente principalmente de China.

Solo el año pasado en Arizona, se secuestraron 6 millones de píldoras falsificadas mezcladas con fentanilo.

En lo que va del 2021, esa cifra ya ha sido superada.

“Sinceramente, estamos viendo un desastre”, dijo Lamb. “El 85 por ciento de las personas que están en mi cárcel ahora mismo están allí por el alcohol o las drogas. Así que sí, es un gran impacto en nuestras comunidades”.

El Sheriff dijo que su equipo está luchando diariamente con el flujo de píldoras ilegales de fentanilo M-30 que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México.

“Mientras no aseguremos nuestra frontera lo que seguimos viendo es el tráfico de personas y de drogas en este país, siempre le digo a la gente que esto no es una cuestión política, es una cuestión que tiene que ver con la protección de Estados Unidos y de las comunidades estadounidenses”, dijo Lamb. “Lo que estamos viendo es una cantidad exorbitante de seres humanos que son traficados a este país y de drogas”.

En 2020, más de 93 mil personas murieron por sobredosis de drogas y el fentanilo fue uno de los principales protagonistas.

Aumento exponencial

Autoridades en la frontera y aduanas fueron de secuestrar cero píldoras en 2018, a 700 en 2019. El año pasado el salto fue enorme, 200 mil y este año ya llevan secuestradas 1.1 millones de dosis de fentanilo.

Pero para el sheriff de Pinal, el paisaje parece aún más desesperanzador.

“Esperamos que esas cifras aumenten aún más antes de que termine el año. Esto es asombroso y debería ser alarmante para el pueblo estadounidense, porque probablemente no estamos captando ni el 10% de lo que está llegando a este país”, afirmó Lamb.

No es solamente Arizona, en toda la frontera suroeste, las incautaciones de fentanilo se han duplicado sólo este año.

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) reportó haber secuestrado casi 900 kilos de fentanilo en el año fiscal 2018; en el año 2019 la cifra subió a casi 1200 kilos; más de 2000 en 2020, y más de 4500 kilos desde octubre pasado hasta ahora.

“Estamos haciendo lo mejor que podemos, trabajamos con la Patrulla Fronteriza, utilizamos nuestra aviación en conjunto con la Patrulla Fronteriza, tenemos una unidad contra el contrabando que está activamente buscando en el desierto, tenemos unidades de drogas que salen y van a los traficantes de drogas y la gente que está empujando las píldoras de fentanilo y las metanfetaminas y la marihuana”, dijo Lamb.

A pesar de que altos funcionarios de la administración Biden han negado que exista una política de fronteras abiertas, la eliminación de políticas migratorias de la administración previa, tales como ‘permanecer en México’ y la paralización completa de la construcción del muro, han contribuido a que millones de inmigrantes ilegales se aventuren a ingresar a los Estados Unidos por la frontera sur.

Según un reporte de Breitbart, la Patrulla de la Frontera reportó un récord histórico de detenciones en el corriente año.

Una fuente dentro del CBP aseguró que hasta el miércoles 29 de septiembre, el número de detenciones no oficiales supera los 1.646.000 en todo el año, la cifra más alta desde que se estableció la agencia fronteriza.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.