En vista de cómo la situación pandémica puso a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un ente que, a través de sus numerosos comunicados, tuvo en sus manos el proceder de gran parte de los Gobiernos del mundo, desde el Partido Republicano se han tomado medidas para que escenarios así no se repitan a esta escala. En esta oportunidad, el encargado hacer frente es el senador Rick Scott, quien impulsa un proyecto de ley para garantizar que los asuntos de salud pública sean manejados por Estados Unidos y no instituciones externas.

Scott, quien funge como presidente del Comité Senatorial Republicano Nacional, presentó esta legislación con el fin de evitar que los funcionarios estadounidenses estén sujetos a órdenes o directivas dadas por la OMS. Además, se opondrán a los cambios en la carta de la OMS hasta que la Cámara y el Senado acuerden adoptar cualquier modificación en una resolución conjunta del Congreso.

Si prospera, la ley garantizaría que esta organización no pudiese “imponer unilateralmente restricciones de salud pública a los Estados Unidos y violar la soberanía nacional de los Estados Unidos”, según señala el comunicado de prensa del senador. El proyecto de ley que presentó Scott, quien fue gobernador del estado de Florida, busca:

  • Impedir que cualquier funcionario de Estados Unidos  trate como vinculante cualquier directiva u orden emitida por la Asamblea Mundial de la Salud, la OMS o sus agentes o sucursales.
  • Requerir que los representantes de Estados Unidos ante la OMS se opongan a cualquier cambio en la carta de la OMS a menos que ambas Cámaras del Congreso voten para adoptar el cambio en una resolución conjunta.

Por medio de un comunicado, el senador Scott advirtió:

El ‘tratado pandémico’ radical de la OMS es una peligrosa extralimitación globalista. Los Estados Unidos de América nunca deben darle más poder a la OMS. La OMS es un títere de Xi Jinping, controlada por el Partido Comunista Chino, y ayudó a Beijing a encubrir los orígenes del COVID-19.

Debemos aprobar rápidamente este proyecto de ley para garantizar que los asuntos de salud pública en el país permanezcan en manos de los estadounidenses, no de los títeres globalistas que trabajan para la China comunista.

“He estado diciendo esto durante años: la OMS se ha convertido en un títere de la China comunista y no se puede confiar en ella. Presentaré un proyecto de ley esta semana para proteger a las familias estadounidenses y a los contribuyentes de la extralimitación de organizaciones corruptas como la OMS”.

Dado que las siglas de la OMS son WHO en inglés, que a su vez significa «quién», el comentaristas Rick Hannity sacó un reportaje cuestionando «¿Quién se cree que es?», cuestionando a la OMS por pretender violar la soberanía de las naciones.

Aunque aun no es posible calcular el respaldo que podría tener este proyecto de ley, más considerando el poco respaldo por parte del Partido Demócrata que se ha mostrado favorable a las políticas de control, ya son varios políticos los que han dejado en claro que la OMS no debería tener la autoridad de violar la soberanía nacional.

Por ejemplo, el actual gobernador de Florida y posible candidato a la vicepresidencia de EE.UU. en coalición con Donald Trump: “Nosotros en Florida, no hay forma de que alguna vez apoyemos este W.H.O. cosa… eso no va a pasar. De ninguna manera”.

“Muchas de estas élites abogan por políticas muy perniciosas”, agregó.

  • Ante el miedo del resurgimiento de una nueva pandemia, hay naciones temerosas dispuestas a sacrificar su libertad. Dentro de EE.UU. hay representantes que no están dispuestos.

Como decía Benjamín Franklin que ‘Quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad’.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.