Redacción BLes– El presidente estadounidense Donald Trump había firmado una orden ejecutiva prohibiendo la aplicación TikTok por representar un riesgo para la seguridad nacional, pero un juez federal suspendió su cumplimiento poco antes de la hora fijada.

El juez de distrito de los EE. UU. Carl Nichols concedió la petición del propietario de TikTok, ByteDance, de que la aplicación siguiera activa EE. UU., al menos temporariamente, pero no concedió la suspensión de otra prohibiciones que entrarán en vigor el 12 de noviembre, según The Guardian del 28 de septiembre. 

De haber permitido el cumplimiento de la orden ejecutiva del presidente Trump, Google y Apple habrían eliminado a TikTok de sus tiendas de aplicaciones a medianoche, lo que no sucedió.

Por ahora sigue vigente la prohibición de que cualquier empresa estadounidense preste servicios a TikTok, tal como también lo solicitó el Departamento de Comercio de EE.UU., cerrando así por completo el uso de la aplicación en el país.

Nichols argumentó en su decisión que espera reunirse con las dos partes implicadas en caso, y la administración Trump dispone de la opción de apelar el dictamen del juez.

La prohibición de TikTok fue motivada por sus vínculos con el Partido Comunista de China (PCCh) a través de ByteDance. La administración Trump calificó a ByteDance de “portavoz” del PCCh y estaría “comprometido con  promover el programa y los mensajes del PCCh”.

ByteDance anunció el 20 de septiembre que había llegado a un acuerdo preliminar para que Walmart y Oracle se asociaran a una empresa reestructurada. Si TikTok fuera de propiedad mayoritaria de empresas estadounidenses podría seguir funcionando en el país.

El acuerdo aún debe ser revisado por el Comité de Inversiones Extranjeras en los Estados Unidos (CFIUS) del gobierno de los Estados Unidos.

Esta aplicación de videos cortos ya había sido prohibida en la India, junto con cientos de otras aplicaciones de empresas dependientes del PCCh.

El PCCh es acusado de obtener ilegalmente los datos de las organizaciones y los ciudadanos que los utilizan, y esta amenaza preocupa a las autoridades estadounidenses, a lo que aludió el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo. 

“Ahora estamos evaluando cada instancia en la que creemos que los datos de los ciudadanos de EE.UU. que tienen en sus teléfonos o en su sistema o en sus registros de salud. Queremos asegurarnos de que el Partido Comunista Chino no tenga una forma de acceder fácilmente a eso”, dijo Pompeo en una conferencia de prensa el 8 de julio.

José Hermosa-BLes.com