Redacción BLes– Un juez de Ohio falló el lunes 30 de agosto a favor del uso de la ivermectina en el tratamiento de un paciente con COVID-19, una terapia que hasta ahora no había sido aprobada por las agencias sanitarias federales para combatir el virus.

La orden del controvertido fármaco fue emitida la semana pasada por el juez Gregory Howard a raíz de una demanda presentada el 20 de agosto por Julie Smith en nombre de su marido de 51 años, Jeffrey Smith, que ha estado luchando contra el COVID-19 en la UCI del Hospital de West Chester, según WLWT.

Julie afirmaba en su demanda que su marido llevaba 19 días conectado a un respirador después de que su tratamiento con Remdesivir, plasma y esteroides hubiera fracasado.

Sintiéndose desesperanzada, Julie acudió a su médico, el Dr. Fred Wagshul, que le había recomendado la ivermectina, la terapia eficaz ampliamente rumoreada para los pacientes de COVID-19.

Pero su hospital se había negado a recetar a Jeffrey el fármaco, ya que no había sido aceptado oficialmente por las agencias sanitarias federales de Estados Unidos.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), la ivermectina es conocida por el tratamiento de gusanos parasitarios en animales y humanos. Pero subrayó que “los productos de ivermectina para animales son diferentes de los productos de ivermectina para personas”.

En cuanto al tratamiento de la COVID-19, la FDA sólo dijo que no había “revisado los datos que apoyan el uso de la ivermectina en pacientes con COVID-19 para tratar o prevenir la COVID-19”, por lo que no recomendaría su uso.

La Sra. Julia dijo en la demanda que había firmado una exención de responsabilidad completa liberando al hospital de toda responsabilidad relacionada con la administración de ivermectina, y su declaración fue aceptada por el juez Howard.

Gracias a la sentencia, Jeffrey recibirá ahora el tratamiento con ivermectina siguiendo la prescripción de su médico, que consistirá en el consumo diario de una dosis de 30 mg durante un periodo de 21 días.

En su declaración sobre la ivermectina para el COVID-19, la agencia había advertido sobre las personas que buscaban el tipo equivocado de ivermectina para los animales, lo que podría provocar una intoxicación. Dijo que tales informes habían sido comunes.

El 21 de agosto, la FDA volvió a manifestar en Twitter el problema que supone que la gente busque erróneamente ivermectina para animales para tratar sus dilemas con el COVID-19: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. Dejadlo ya”.

En cuanto a su eficacia para ayudar a los pacientes de COVID-19, la FDA lo expresó brevemente: “se están llevando a cabo algunas investigaciones iniciales”, y añade que “puede ser muy peligroso”.

Según el Wall Street Journal, la ivermectina fue certificada en 1996 y, entre los cuatro mil millones de dosis administradas desde 1998, sólo se registraron 28 casos de efectos adversos neurológicos graves. También se dijo que el medicamento era seguro para su uso en mujeres embarazadas, niños y bebés.

Un estudio de junio de 2020 publicado en la revista Antiviral Research, como mencionó el WSJ, descubrió que la ivermectina “combate 21 virus, incluido el SARS-CoV-2, el causante del Covid-19. Una sola dosis redujo la carga viral del SARS-CoV-2 en las células en un 99,8% en 24 horas y en un 99,98% en 48 horas”.

Mientras que las incertidumbres sobre el poder de la ivermectina con el COVID-19 se habían debido a que aún no se disponía de datos para su visualización, el senador Rand Paul (R-Ky) acusó el 27 de agosto que la investigación tentativa de este medicamento se había debido al “odio” hacia el ex presidente Donald Trump, que lo había respaldado tras recuperarse de su infección por coronavirus.

“El odio hacia Trump desquició tanto a esta gente que no está dispuesta a estudiarlo objetivamente”, dijo Paul según recoge el Cincinnati Enquirer.

El republicano Rand Paul se opone al mandato de vacunación, pero señala que está “en el punto medio de las vacunas”, según The Hill.

Y al igual que está abierto a las vacunas, también “mantendrá la mente abierta” con la ivermectina, aunque no está seguro de que funcione.

Laura Enrione – BLes.com